La Reseña; El tiempo entre costuras

El tiempo entre costuras

Cuando una de mis amigas propuso este libro como lectura conjunta para nuestro club, pensé, basándome en el apellido del autor, que me encontraría con una novela fiel al género policíaco escandinavo, de las que últimamente se han convertido en lectura de culto a la sombra de la trilogía Millennium.

Como no podía ser de otra manera y probablemente influenciada por el marketing machacón de la televisión, he decidido contaros hoy mis sensaciones sobre esta novela.

Cuando la leí allá por el 2011, dejé escrito en mi blog impresiones como éstas: Me ha gustado muchísimo el equilibrio fantástico que consigue la autora entre los personajes que son reales, que fueron protagonistas de la Historia y aquellos otros que son de ficción. Verdaderamente, me ha dejado anonadada la labor de investigación histórica que ha debido llevar a cabo María Dueñas para hacer coincidir en la trama a las personas, los sucesos y la intriga, todo ello aderezado con una narrativa de ficción apasionante para el lector. Su descripción de los lugares, y esa forma de transmitir olores y sensaciones, sólo puede ser producto de las aventuras oídas seguramente a algún familiar. De alguna manera esto me ha trasladado a mi propio paisaje, cuando mi abuelo contaba sus vivencias y sus anécdotas de juventud que siempre dejaron en mí la impresión de haberlo vivido, aunque fuera a través de un relato.

Estas fueron mis impresiones hace dos años, cuando El tiempo entre costuras no era más (ni menos) que eso: una buena novela con una trama adictiva a la que, aunque a veces no nos resulte muy verosímil, hay que concederle la licencia literaria propia de una historia de ficción. Añadiría además, a día de hoy, que me pareció muy original contar la Guerra Civil española desde el punto de vista de los que la vivieron en el Protectorado: aislados y con la comida asegurada. Esas conversaciones de sobremesa, donde en plena guerra hay personas de distintas ideologías dando su punto de vista, le dan una perspectiva diferente al tema tan manido en el cine de la Guerra Española.

Cuando Antena3 la convirtió en serie televisiva, la idea me pareció magnífica. Creo que la calidad cinematográfica es muy buena, y me encanta comprobar que se ha acercado la literatura a personas que probablemente nunca hubieran leído la novela, y que quizás se la pidan como regalo estas Navidades.

Donde creo que se equivocan es en esa intención de hacer del libro una tesis, un trabajo de investigación histórica. Me parece bien que hagan un making-of ofreciendo las tomas falsas o explicando cómo consiguieron un modelo de coche, hacer desaparecer un edificio moderno, etc, etc… Pero no me gusta que le den a la fantasía de una escritora carácter de prueba histórica. Para eso tenemos las Universidades y los Centros de Investigación. La ficción tiene mucho de inverosímil (por eso se llama ficción), y os digo ya que la puesta en escena tiene sus fallos para alguien que se entretenga en buscarlos: alemanes condecorados en el año treinta y seis con medallas al mérito de una guerra a la que le faltaban tres años para empezar…por ejemplo.

La televisión y la cultura: el eterno debate.

            M. Carmen Orcero. Autora de A la sombra de los Tamarindos.

Deja un comentario