La Reseña: Los enamoramientos

javier-marias-los-enamoramientos

Javier Marías es de esos autores que cuentan con tantos admiradores como detractores. Si os entretenéis en buscar la reseña a una de sus obras en internet, rápidamente os daréis cuenta de ello. Si a eso le unimos que concretamente esta novela fue elegida por la crítica “libro del año 2011”, la polémica ya está servida.

Como yo no soy crítica literaria ni filóloga, sólo os puedo ofrecer mi humilde opinión, a la que procuro mantener ajena a otro tipo de cuestiones (como intento hacer siempre) que no sea simplemente el hecho de que una obra literaria haya conseguido o no emocionarme.

Cuando me acerqué a la lectura de “Los enamoramientos” lo hice con ganas. La sinopsis de la trama es muy atractiva: una chica, que coincide a diario en el bar en el que desayuna con una pareja de desconocidos, idealiza a esas dos personas pensando que son la representación del amor ideal. Cuando se entera de que el hombre ha sido asesinado por un mendigo, decide darse a conocer a la viuda para acompañarla en ese sentimiento que de una manera extraña, ella también siente suyo. En el momento en que la protagonista empieza a sospechar que la muerte del marido no ha sido tan circunstancial como parece, la trama se complica.

Desde que leía  a Agatha Christie o Arthur Conan Doyle, sin duda las novelas de misterio o policíaca son mis preferidas. Creo que mantener al lector enganchado a una intriga y saber conjugar los tiempos para no aburrir o acelerar los acontecimientos es muy difícil, así que me acerqué  a la lectura, pensando que ésta me iba a hacer pasar un rato entretenido.

No voy a poner en duda en ningún momento lo bien escrita que está. Queda claro que la forma  que tiene el autor de plasmar una prosa muy rica, con un estilo muy asequible para cualquier tipo de lector, es muy de agradecer en un panorama en el que a veces tenemos que elegir entre fluidez o calidad.

Javier Marías, el autor del libro.
Javier Marías, el autor del libro.

Pero dicho esto, que no es poco, tengo también que admitir que la novela no ha cumplido con mis expectativas. En torno a esa trama tan interesante, de la que creo que cualquier autor hubiera sacado un partido buenísimo, lo que Javier Marías nos presenta es una novela filosófica, donde el halo de misterio es prácticamente inexistente y en la que son los pensamientos de la protagonista (está escrita en primera persona) en forma de monólogos interiores, los que llenan páginas y páginas.

Sé que dar esta opinión es en cierto modo “literariamente incorrecta” para alguien como yo, a la que le gusta asomarse por el mundillo de la lectura y la escritura. Pero, qué os voy a decir, a estas alturas de la película y a pesar de los pesares, sigo empeñada en dividir lo que leo en dos grupos, por supuesto con matices, pero que quedan separados en: me gusta o no me gusta. En este caso, a pesar de que hay párrafos y frases en la que he tenido que pararme a admirar la habilidad con la que el autor se las ha apañado para construir el efecto literario, en general la obra no me ha gustado porque ha habido momentos en que me he aburrido.

Lo siento, señor Marías, porque creo que es usted un buen escritor. Pero me ha faltado construcción de personajes, descripciones, complejidad en la trama… Qué vamos a hacerle, otra vez será.

 

            M. Carmen Orcero. Autora de A la sombra de los Tamarindos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *