Punk: Comienzos III

Hemos hablado de los quizá dos grupos más importantes de este inicio musical, pero no podemos olvidarnos de tantas bandas que se unieron al movimiento y lo convirtieron en tan importante e influyente como lo es hoy en día.

Quizá la más importante fue The Damned, que fue formada en 1976 al ritmo de otras bandas que experimentaban con el nuevo género y consiguieron un espíritu y un sonido fiel a lo que representaban. Desgraciadamente para el primer fan de The Damned la banda derivó tras discusiones hacía el sonido y letras góticas, abandonando el movimiento punk, pero alcanzando bastante fama en el otro género.

Buzzcoks, otra banda británica del momento, se caracterizó por letras cómicas y aunque siguieron con un sonido clásico, el detalle cómico los distinguió del resto. The Adicts, banda de 1976, también tomarían esta actitud cómica en alguno de sus trabajos.

No quiero ni puedo olvidarme del Oi! Este sub género del punk, llamado así por el saludo de los jóvenes cockneys (sub cultura de Reino Unido) muy relacionado con el movimiento skin y hooligan, ha dado bandas de sonido simple pero que se mete en los huesos y te hace mover, además de letras comprometidas.

Quizá la primera banda del estilo fueron los Cockney Rejects, formados en 1979 y con numerosos himnos en su haber (destacando la icónica “Oi! Oi! Oi!”). Personalmente son los Sham 69 los que más me han hecho cantar y moverme en el pub mientras nos sentíamos libres, con canciones que ya están en la historia del punk como “If the kids are united” “Hurry up hurry” o “Borstal breakout”. No nos olvidemos de muchas bandas del Oi! que aun siguen sonando fuerte entre los amantes de esta música como Cock Sparrel, Angelic Upstars, The Bussiness o The Opressed.

La nota negativa del Oi! o street punk va ser sin dudas un serie de grupos que apoyen ideológicamente al fascismo. Ni siquiera los voy a nombrar.

Para terminar esta serie de artículos navegando por los inicios del punk saltamos el charco y nos vamos a los USA, donde surge el proto punk a principios de los 70 y de donde llegan numerosas bandas con un sonido rudo pero quizá más festivo que el de la mayoría de los grupos británicos. Destacan sobre todos ellos The Ramones, la banda más importante del punk estadounidense hasta hoy, seguidos por los Misfits y su derivación exitosa del horror punk, The Cramps, The Heartbreakers, Black Flag… En USA el punk degeneraría hacia un estilo tremendamente comercial que yo personalmente no reconozco como punk, si no como algo popero y extraño.

Nunca olvidaré mis noches de Oi! bailando en la oscuridad del pub a ritmo de licor café y cerveza haciéndole la puñeta al mundo. Era básicamente el espíritu del punk. Y aunque es una lástima haberlo perdido en parte, mientras escribo este artículo me empapo de esta música y vuelvo a vivir aquellos años e ideales. ¡Viva el punk!

Manuel J. Maside

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *