La reseña: Cadáver

Cadáver, o The Possession of Hannah Grace es una llamativa película de terror sobrenatural que podemos disfrutar desde el pasado día 30 en nuestros cines. Dirigida por un primerizo Diederik Van Rooijen, la premisa del filme es sencilla pero tiene un punto bastante atractivo y original. Y es que, aunque se trata de una película de posesiones, la poseída en cuestión no es la protagonista, sino una víctima más. Lo interesante es que la muerte de su huésped no pone fin a la apropiación del cuerpo, sino que el ente que la dominaba sigue oculto en su, sólo aparente, cadáver.

La verdadera protagonista y sujeto entorno al que gira la historia es una expolicía, una mujer con un historial de drogas y alcohol causado por un trauma del pasado que trata de recomponer su vida trabajando en una morgue. Por si tuviera ya pocos problemas, ella será la encargada de recibir el cuerpo y es cuando trata de llevar a cabo su trabajo en el depósito cuando empiezan a pasar cosas.

La película tiene un planteamiento estupendo y está bien ambientada, el cadáver resulta extraordinariamente perturbador. El problema es lo que pasa después de la primera media hora. El punto en el que la cinta pasa de una cocción lenta donde se masca la tensión y el terror psicológico a un desarrollo apresurado que apuesta por mostrar más que sugerir y que le hace un flaco favor a la genial ambientación que habíamos visto. El factor psicológico se va un poco al garete y empieza un thriller un tanto mediocre que, si bien es disfrutable a su manera, no es lo que esperas tras ver el trailer.

 

Alfonso Rois

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *