Cine clásico: Psicosis

Título: Psicosis / Psycho

Año: 1960

País: EEUU

Duración: 109min

Director: Alfred Hitchcock

Guion: Joseph Stefano(novela:Robert Bloch)

Dir.Foto: John L. Russell

Música: Bernard Hermann

Productora: Paramount

Reparto: Anthony Perkins, Janet Leigh, John Gavin, Vera Miles, John McIntire, Martin Balsam,Simon Oakland, Patricia Hitchcock

Breve análisis

Viajando a EEUU en 2014 entendí lo que significaba un motel de carretera. Un lugar perdido donde el tiempo no pasa y cualquier persona puede convertirse en un personaje oscuro dentro de nuestra imaginación.

El famoso comienzo de Psicosis, situando la acción en Phoenix, Arizona, es un verdadero ejemplo de la capacidad que tiene Hitchcock de envolver al espectador en la historia.


Secuencia de inicio para contextualizar el film

Marion, “la protagonista”, es una muchacha enamorada de un hombre separado al que solo puede ver los fines de semana en la habitación de un motel. He aquí el McGuffin de Psicosis, esa excusa argumental que hace mover la película pero que no tiene ninguna trascendencia.

Cualquier espectador con poca memoria contestaría que el verdadero protagonista de Psicosis es Norman Bates, el extraño personaje que regenta un motel de carretera y cuida de su madre encamada. Y es cierto, él es el protagonista, un protagonista que aparece pasados los primeros 25 minutos sin hacer demasiado ruido, como los pájaros disecados que decoran su salón y que él mismo se encarga de preparar.


Norman Bates hablando con Marion sobre taxidermia

Pero pongámonos en situación. Año 1960. Hitchcock ya es un director estrella. El terror clásico ya no atrae. Drácula y Frankenstein son personajes acartonados de ciencia ficción añeja. Nadie se los cree. El acento extranjero de Bela Lugosi o Boris Karloff no asusta. El verdadero terror está en las historias reales. En esas en las que el vecino, aparentemente normal, es capaz de descuartizar al chico de los periódicos. El miedo coge forma de ser humano. Puede estar a nuestro lado. No es desconocido.

El verdadero origen del thriller psicológico llega por fin con Psicosis. Esa forma de manipularnos que Hitchcock convirtió en arte.

Para aquellos que leáis este artículo, os animo a ver la secuencia final de la película en la que un psicólogo explica la casuística que mueve a todos los personajes. Esta justificación, un tanto infantil, demuestra el empeño del director por atrapar al espectador sin dejar de atar todos los cabos sueltos para que, finalmente, se entienda la historia.


Psicólogo resolviendo el enigma de la película a los espectadores más dispersos

Volvamos al inicio. Marion es una mujer infeliz, capaz de realizar una locura por amor. Por eso decide, no sin antes pensárselo varias veces, robar 40,000$ de su oficina y marcharse de la ciudad en su coche; La mosca atrapada en la telaraña. Unos cuantos obstáculos se le cruzan en el camino hasta que, viendo cada vez más cerca su objetivo, para a descansar en un motel solitario y desconectado del Mundo.

En este momento, recomiendo que jueguen con su imaginación. No existe nada más mágico que crear tu propia historia a partir de un par de datos. Les dejaré 5 minutos para pensar(…)

¿Han acabado? ¿Cómo sigue su historia? Supongo que ustedes opinan lo mismo que yo. En el motel hay un asesino en serie que se esconde en una de las habitaciones y lleva ocultando sus crímenes durante años. Si han pensado esto, su imaginación es similar a la mía, es decir, nula.

Durante los últimos 30 años el cine ha condicionado a los espectadores a través de clichés y situaciones “tipo” que estamos cansados de ver, consciente o inconscientemente. Esto se debe a que todos los productores de Hollywood invierten su pasta en dar con la “tecla mágica” de cautivar al espectador. Pero si algo diferencia a Hitchcock del resto es que él ya lo hacía 60 años antes, con su público. Ahí radica la verdadera importancia de su cine. Fue el primero en dar con esa tecla. Y desde entonces, nunca dejó de usarla, para bien o para mal.

Hitchcock era un genio y como tal consiguió innovar más allá del mero aspecto formal o técnico.

Las malas lenguas dicen que quiso hacer Psicosis únicamente para realizar la secuencia de la ducha. Quizás la secuencia más famosa del cine. Permítanme que discrepe. Ni siquiera la propia confesión del director es capaz de convencerme. Psicosis es mucho más que una simple secuencia de 52 planos minuciosamente unidos. Simplificarlo sería faltar a la verdad. La manera que tiene de contar la historia y su ritmo vertiginoso han creado una película de culto para los amantes del suspense.

Por todo esto y mucho más, Psicosis es una obra maestra del cine clásico que ha servido de referencia a cientos de directores del género. Y si todo esto no les anima a ver la mejor película de terror psicológico de la historia del cine, es que ustedes, definitivamente, no tienen Alma.


“Pero si no fue capaz de matar ni a una mosca”(voz interior Norman Bates)

Psicosis

Análisis de Hugo Fernández Balseiro

Imágenes – stock google

Deja un comentario