La Reseña: Alita Ángel del ridículo

Título original: Alita: Battle angelGénero: Acción, ciencia ficción, ciberpunk. Dirección: Robert Rodríguez. Guión: Robert Rodríguez, Laeta Kalogridis y James Cameron. Duración: 122 minutos. Países: EEUU, Argentina y Canadá. Actores principales: Rosa Salazar, Christoph Waltz, Jennifer Connelly, Mahershala Ali, Keean Johnson, Ed Skrein y Jackie Earle Haley. Estreno en España: 15 de febrero de 2019.

Lo primero es algo obvio pero lo diré de todas formas, por si acaso: esta reseña critica la película como película en sí, no como adaptación. Es decir, no voy a hablar del material original. Esto implica que algunos de los tomatazos que se va a llevar el film no son necesariamente de mérito propio (por ser cosas tomadas del cómic), pero los considero igualmente merecidos. Cuando adaptas, eliges. Si hay cosas malas, las puedes mejorar. Si decides mantener, la culpa es tuya.

Ya cuando vi el tráiler hubo dos cosas que no me gustaron de esta… cosa. Lo primero, la decisión de utilizar animación digital para dar vida a la protagonista (o más bien su rostro). La razón por la cual la faz de Alita ha sido encarnada mediante CGI es que ningún humano tiene ojos de ese tamaño, y esto no me gusta por dos motivos: por un lado me resulta grotesco (se supone que debería parecer una chica, y parece Gollum; EL PUTO GOLLUM; hay quien lo encuentra adorable, pero me parece feo; por momentos esperaba que empezase a decir “mi tesoro”), y por otro lado me parece estúpido; o sea, se supone que así se parece más a la Alita del cómic, que tiene unos ojos enormes, pero… es un CÓMIC, uno en el que la representación de la anatomía humana es una convención arbitraria y no fidedigna (como en tantos otros). ¡Y lo hacen solamente con ella! Si lo hiciesen con todos los personajes vale, lo compro, pero sólo le sucede a Alita. ¿Os imagináis estar en la piel de Rosa Salazar, la actriz? “Oye, Rosa, interpretas al personaje principal, pero resulta que a ti y sólo a ti te vamos a tapar la cara”. Ridículo y lamentable. Pero en fin, esto es solamente una opinión, muy subjetiva, y realmente no es un “fallo” en sí de la película. Sólo quería dejar constancia de ello.

La segunda cosa que no me gustó del tráiler es que ya se veía venir lo que la obra ofrece: el típico producto precocinado e insulso del cine comercial. No hacía falta comparar la exigua información proporcionada con el manga para llegar a la conclusión de que no había que formarse grandes expectativas en torno a la película. A pesar de ello, ayer fui a verla pensando “Bueno, será entretenida, y siempre es divertido ponerse ante la gran pantalla en compañía de un buen amigo”. Craso error, queridos lectores. Hacia la mitad del visionado lamenté mucho haber pagado para presenciar aquel vergonzoso espectáculo.

Bueno, vamos con el obligatorio resumen del argumento, sin spoilers (aunque os haría un favor si os contara toda la película): en un futuro distópico el doctor Dyson Ido (Christoph Waltz), buscando entre las pilas de chatarra que rodean Ciudad de Hierro, encuentra los restos de una cyborg, concretamente su cabeza (que conserva su cerebro humano, totalmente intacto) y parte de su torso (incluyendo un poderoso núcleo de antimateria que funciona como corazón). El médico/ingeniero mecánico lleva a la chica a su casa y en su taller/quirófano la dota con un cuerpo entero y la hace regresar a la vida/volver a funcionar (qué queréis, se me hace complicado decidir qué terminología utilizar). La muchacha (la mencionada Rosa Álvarez) despierta sin saber quién es ni qué le sucedió para acabar convertida en basura arrojada por la ciudad flotante de Salem, así que el buen doctor se hace cargo de ella mientras trata de recuperar la memoria, dándole el nombre de Alita. La curiosa y enérgica “joven” empieza rápidamente a interactuar con su entorno y aprender cosas del mundo que la rodea, entusiasmada y llena de vida, conociendo en el camino a su amigo Hugo (Keean Johnson) y sintiéndose atraída y fascinada por el popular deporte del motorball. Pero a medida que pasan los días también va descubriendo que la vida en Ciudad de Hierro no es ni fácil ni bonita, y que hay cosas desagradables y oscuros secretos que acechan entre las esquinas de las calles y entre las caras amables de la gente.

Después de las lindezas que le he dedicado antes os preguntaréis: ¿pero realmente era tan mala? A ver, no es una película de serie B, no es una producción cutre, no tiene grandes fallos de lo que viene siendo el rodaje (al menos, que yo sepa). Se podría decir que “está aceptablemente bien hecha” desde un punto de vista técnico, y la trama es atractiva. Lo que hace aguas por todas partes son, como de costumbre, el guión, los personajes, el desarrollo, el tratamiento narrativo, el cuidado de la atmósfera emocional, etcétera, etcétera. Y es algo que, pese a haberlo visto mil veces, no deja de cansar y de decepcionar cuando te encuentras con la superpelícula de turno. Es que uno no puede evitar pensar: “¿Dónde cojones está todo el dinero que se invirtió en esta basura? ¿Os habéis gastado tanta pasta y de verdad que no os alcanzó para elaborar un GUIÓN decente, que al fin y al cabo es lo más importante?”. Pero la triste respuesta, camaradas, es la de siempre: les importa un carajo. Lo que buscan es la espectacularidad fácil, que vende mucho y bien.

Y es que señoras y señores, la fórmula del taquillazo no podría ser más de libro: reúne actores conocidos y de gran talla, quema dólares en efectos especiales como si no hubiera un mañana, elabora un guión lo más simple y lleno de clichés baratos posible (ni te esfuerces, que se note que lo haces con desgana) y abusa de las cámaras lentas, los efectos de sonido, las frases sobradas y grandilocuentes y la música épica, prototípica y emotiva en momentos que no lo merecen. Mezcla bien todos los ingredientes y, ¡tachán! El largometraje palomitero de turno para que la gente pueda desconectar el cerebro durante las próximas dos insufribles horas.

Mirad, el inicio no está tan mal. Para mi gusto el dramatismo de los primeros instantes tristes (cuando Alita trata de recordar algo sobre sí misma sin éxito) es un poco exagerado, y las escenas son algo artificiales y forzadas, con la aburrida y esperable información metida a machete sin sutileza para que la película pueda avanzar, pero incluso así sigue sin ser terrible, se deja ver. Pero luego Alita y Hugo entran en un bar y… (sí, parece un chiste, y la verdad es que habría quedado mucho mejor si ésa hubiera sido la intención). En fin, no os voy a contar lo que pasa, pero toda esa secuencia me dio vergüenza ajena, hasta el punto de apartar la vista y sacar el móvil para intentar desesperadamente distraerme con algo. Por desgracia no tenía mensajes (no, no es broma, de verdad que hice eso). A partir de ahí el film es una desoladora colección de despropósitos, incoherencias y esperpentos varios que culminan con el final más climáticamente inmerecido posible. Toda la película es, en general, un desfile de estereotipos trillados, sentimentalismo vacío e hiperbólico, cosas que no vienen a cuento, comportamientos sin sentido, peleas gratuitas, diálogos vergonzosos, maniqueísmo soso y fuera de lugar, conceptos rimbombantes porque sí, conexiones entre personajes metidas con calzador, giros predecibles y la visibilidad descarada de la mano del director para conducir la historia a donde tiene que llegar. Lo único que me pareció realmente potable de la película (aparte de los primeros más o menos pasables minutos) fue el desarrollo de la relación padre-hija entre Alita e Ido. Genuinamente aceptable. Tiene lo mínimo para entrar en los parámetros de la decencia cinematográfica (y tampoco es ninguna maravilla).

Mi única recomendación sobre Alita: Ángel de combate es: no vayáis a verla. Esperad a que algún día la pongan en la televisión. Ahí tenéis el tráiler. Con Dios.

Brais Louzao Recarey

6 comentarios sobre “La Reseña: Alita Ángel del ridículo

  • el marzo 4, 2019 a las 2:07 pm
    Permalink

    Es tu opinion pero en nada estoy acuerdo con lo que dices y seras de los pocos que no le haya gustado pero esta peli ami me parece muy buena

    Respuesta
  • el marzo 7, 2019 a las 6:49 am
    Permalink

    me cago en tu crítica y hasta te contradices…. . esta película es la mejor adaptación hollywoodense de un manga anime… y te doy una noticia… ha sido un éxito y ya no se considera fracaso (chupate esa

    Respuesta
  • el marzo 15, 2019 a las 10:52 pm
    Permalink

    Esto no es una crítica, es una opinión totalmente subjetiva y tendenciosa, no vale la pena tomarla en cuenta..

    Respuesta
    • el abril 21, 2019 a las 1:05 am
      Permalink

      Qué manía tenéis algunos con criticar porque la persona que escribe dice algo con lo que no estés de acuerdo y cuando digo criticar digo criticar intentando ofender cada uno es libre de pensar lo que quiera y a película desde mi punto de vista también es un bodorrio pero oye si a vosotros os parece estupenda y maravillosa paga tú los 6 € que yo no los pienso parar y ya está si eso es lo bueno del mundo libre

      Respuesta
  • el marzo 16, 2019 a las 10:25 am
    Permalink

    Pienso lo mismo (ya lo comento en mi blog). Una película que más allás del espectaculo visual no hay nada a lo que acogerse. Me quedo con su adaptación anime.
    Un saludo

    Respuesta
  • el abril 5, 2019 a las 2:16 pm
    Permalink

    Pero que MIERDA DE ARTÍCULO, que tienes en la cabeza JODER! ES que no reconoces lo bueno cuando lo ves? una crítica muy segmentada a tu perplejo modo de ver el cine , más soso , rimbombante y maniqueista eres tú! con este estilo pretencioso que tienes para escribir este «escrito» me pregunto a que lectores «IDIOTAS» te quieres echar al bolsillo? A que publicó te refieres al final de la nota? «Jazz lee morgan» pero que coño de seudónimo es este?

    Respuesta

Deja un comentario