Leyendas del Rock & Metal: Smoke on the water

Volvemos de nuevo a desgranar una de esas icónicas canciones del rock, es el turno de una de mis favoritas: Smoke on the water, de Deep Purple, una banda de hard rock británica formada en 1968 que además jugaría un papel nada desdeñable en el nacimiento del heavy metal junto con bandas como Led Zeppelin y Black Sabbath. Esto se debe en buena parte a que el heavy metal bebe en sus orígenes del hard rock, del blues y del rock psicodélico, todos géneros que toca Deep purple.

No es precisamente un grupo sencillo, no, ya sabemos que las grandes bandas sufren cambios con el tiempo, pero Deep Purple se lleva la palma. Y es que nació ya con la idea de ir renovando a sus músicos con el tiempo. Tanto es así que en sus inicios el grupo se llamaría Roundabout, que en inglés significa rotonda y que simboliza perfectamente esta política de músicos que entran y salen del grupo. De este modo, Deep Purple tiene varias épocas muy diferenciadas según los integrantes que integraban la banda. Para distinguir las épocas y las formaciones, se les atribulle un nombre: Mark I, II, III y así hasta VIII. La más conocida y la que más éxito cosechó es la Mark II, que incluye varios de los músicos que aún continúan en el grupo.

La banda debe su nombre a Ritchie Blackmore, uno de sus primeros integrantes. Se le ocurrió tras una gira por Dinamarca, es el título de la canción favorita de su abuela: Deep Purple. Aunque no he encontrado datos fiables que lo confirmen, aparentemente es una canción de Peter Derose, un pianista y compositor que trabajo para la BBC. La canción fue publicada en 1933, de modo que las fechas coinciden.

Pero vamos a la canción que verdaderamente nos ocupa: Smoke on the water. Este himno del rock vió la luz durante el apogeo de la banda en su formación Mark II. La canción fue lanzada dentro del album Machine Head en 1972 y por supuesto tiene su propia historia.

Lo sencillo de su riff inicial ha hecho que sea una de las canciones más populares para empezar a tocar la guitarra. Debe ser increíble saber que una canción que tú has compuesto ha ayudado a millones de personas a dar su primeros pasos en su camino hacia convertirse en guitarristas.

Probablemente te preoguntarás de dónde sacó este icónico tema su título y cuál es la historia que hay detrás, y haces bien. La letra cuenta la historia real del incendio que tuvo lugar en Suiza en el casino Montreux el 4 de diciembre de 1971 cuando se celebraba un concierto de Frank Zappa, y es que, como dice la propia canción: » some stupid with a flare gun» – algún idiota con una pistola de bengalas- incendió el techo del local donde al día siguiente la banda tenía programado grabar el disco donde se incluye esta misma canción que, de nos ser por el idiota de la bengala, no existiría hoy día. La agrupación pensaba grabar allí su disco gracias a un equipo de grabación portátil alquilado a los Rolling Stones y pensaba utilizarlo en el casino Motreux – The gambling house en la canción- aprovechando la interrupción de su funcionamiento normal a razón de su puesta a punto para la siguiente temporada. El título, smoke on the water, lo inspiró la imagen del humo del propio incendio sobre el lago Geneva. El Bajista, Roger Clover, daría con el título inspirado por un sueño días después del incendio tras haber presenciado, junto con el resto de miembros de la banda, el humo sobre el lago desde su hotel. En palabras del propio Glover: «It was probably the biggest fire I’d ever seen up to that point and probably ever seen in my life» que vendría a significar «fue uno de los incendios más grandes que había visto y probablemente el más grande que veré nunca».

Una de las versiones más conocidas de esta canción es la que se incluye en el disco en vivo Made in Japan. Disco imprescindible de cuyos solos hablaba así Jhon Tiven (rolling Stone): «… todos los solos en Made in Japan son técnicamente superiores a la mayoría de instrumentales melodramáticos que uno escucha de bandas supuestamente más importantes». Y no sería la primera vez que la banda recibía halagos de esta popular revista ya que Smoke on the water está incluído en su lista de las 500 mejores canciones de todos los tiempos, donde ocupa el puesto Nº 434. La misma Rolling Stone también la ubica nada menos que en el número uno de su lista de «50 mejores canciones heavys de la histora». Normal si tenemos en cuenta que contiene uno de los riffs más conocidos y tocados de la historia, riff que, por cierto, debemos también a Ritchie Blacmore.

Como nota curiosa y para ir cerrando el artículo, en los 70, Deep Purple se hizo con el título de banda más ruidosa según el libro Guinness de los records al alcanzar ni más ni menos que los 117dB en un concierto en la sala Rainbow Theatre. Así dicho quizá no parezca mucho pero hay quien sitúa el umbral del dolor auditivo ya en los 120dB, así que… tuvo que ser un señor bolo.

Alfonso Rois

Deja un comentario