Pluma y Tintero: Aún si

image3446

Era otoño, inevitablemente el calor nocturno se había ido junto con ella.

Me imagino su cuerpo desnudo cubierto por las gotas del rocío, temblando y esperando a que me la lleve conmigo.
Entonces recorro su piel mojada con mis manos, apartando cada una de las gotas que resbalan por su cuello, queriendo acercarme más y dormirme pegada al lóbulo izquierdo de su oreja.

Me pregunto si sueña conmigo, si aún quiere que me ocupe de darle abrigo hasta que los pájaros canten que ya se ha ido el frío.
Si aún quiere que acaricie su espalda y bese cada lunar de su cuerpo.
Si aún sirvo de apoyo cuando necesita levantarse.
Si aún quiere que sea yo quien la deje sin aliento.
Si aún su clavícula susurra mi nombre entre orgasmos inesperados

Te pregunto en quien piensas en las noches de frío, que brazos necesitas que te arropen y duerman contigo.
Si aún soy la ocupa que vive en tu pecho luchando en contra del desalojamiento.
Si aún mi mano encaja con la tuya y mis pasos marcan el compás de tus latidos.
Si aún quieres que corra a verte cuando necesitas cariño.
Sin aún sirvo para apartar las piedras de tu camino.
Si aún sientes miedo de querer que no me vaya sin dejar nada.

Mas en vano intento mantener tu corazón contento.
Me quitas la sonrisa con cada paso que das en otra dirección, desquicias mis dedos cuando no me dejas tocarte y lloro en silencio pensando en como vas a marcharte.
Sin embargo me devuelves la vida cuando tu sonrisa me susurra que bese tus labios, que te abrace y no te suelte, volviendo por un rato a quererme.

Soy el esclavo de tu destino, que no sabe si lo vas a querer en tu camino.
Soy las ganas de comerte el ombligo de cualquier vagabundo dormido.
Soy quien busca tu sonrisa en los ojos de otra gente.
Soy la suerte de la persona afortunada que va a compartir su vida contigo.
Soy la última gota de cerveza que resbala por tus labios.
Soy la atmósfera que te rodea en cualquier local nocturno.
Soy el humo de la última calada de tus cigarrillos bajando por tu garganta.

Soy la esencia que quiere permanecer contigo, pidiendo a gritos que sea tu cara lo primero y lo último que miren mis ojos.

Y ahora los te quieros pierden sentido si no los dices a la par conmigo.

Elsa Duarte Simoes.

Deja un comentario