Editorial: Feliz 2014

13815641-habitacion-interior-con-puerta-viejaAbrimos un nuevo año, pero sin el aire renovado y fresco que suelen traer los nuevos tiempos. Huele a rancio, a estancia que lleva mucho tiempo sin abrirse y que estaba cerrada por algo.

Y no estamos abriendo una vieja despensa a la que acudir en caso de necesidad. Girando ese pomo no hayamos panes o quesos, tampoco jamones, y eso que vendrían bien. Abrimos una puerta al pasado. Así, celebramos un 2014 que huele a 1976. Huele abortar en Londres. Huele a correr delante de los grises, pero con móviles 3G y más vale que sin grabar nada, como entonces.

Pero quizá no sea todo negativo, la gente se va dando cuenta de que lo que tiene sobre sus cabezas no es lo que creía. No sé si habéis escuchado alguna vez aquello de «Mexan por nos e temos que dicir que chove» (Nos mean encima y tenemos que decir que llueve), pues ya pocos se creen que sea agua lo que cae del cielo.

Pese a todo al futuro hay que mirarlo con optimismo, «No hay mal que cien años dure». O como se dice aquí en Galicia: «Nunca choveu que non escampara».

 

Atentamente, Alfonso. El editor.

Deja un comentario