Pluma y Tintero: … y si sonríe es feliz, ¿no?

woman-fake-smile-2

Hay cosas muy raras en el mundo, cosas que nunca llegaré a entender. Quizá sea por su sencillez. Quizá porque el mundo aún no está preparado para entenderlas.

Si soy un loco más en un mundo de locos, entonces, ¿soy diferente? ¿Qué es lo que hace diferentes a las personas?

Es raro. Todo es muy raro.

Cuanto más sé, más confundido me encuentro; por eso supongo que no es tan malo vivir ajeno a lo que pasa. Si no te enteras no sabes y, si no sabes, no sufres. Sin embargo, las personas, tenemos ese afán de querer saberlo todo, por saber cosas que nos parecen importantes o porque creemos que así lo son.

Un día te encuentras con una persona. La ves y la vas conociendo. Unos profundos ojos azules y una sonrisa permanente en la cara te muestran su felicidad. Pero solo es una carcasa.

Debajo de esa sonrisa y esos ojos azules se oculta un sufrimiento que se convierte en lágrimas cada noche.

¿Por qué sonríe? ¿Por qué esos ojos azules me miran divertidos?

Con el paso del tiempo te das cuenta de que aquella sonrisa era una espada, y aquellos ojos un escudo.

Espada contra la vida. Escudo contra los curiosos, contra aquellos que todo quieren saber y no se enteran de nada. Escudo contra los que saben y desearían no saberlo. Un escudo contra ella misma.

Sin darte cuenta, su sonrisa y sus ojos te han absorbido tanto que ni siquiera te has fijado en el color morado que los rodea, en la marca de unos dedos plasmada en su cara, en los rasguños que cubren su cuerpo. En su labio hinchado.

Queremos saberlo todo, pero cuando tenemos la verdad delante no le hacemos caso, la esquivamos o simplemente no la queremos ver.

Hay cosas que nunca entenderé. ¿Quién va a atribuir esas marcas al maltrato? Ella sonríe, y si sonríe es feliz, ¿no?

 

Daniel Dopazo Lafuente

Deja un comentario