Opinión: Transatlantic Trade and Investment Partnership

20130213ustr460x210

Transatlantic Trade and Investment Partnership. Suena cojonudo, ¿a que si?

¿Habéis oído hablar del TTIP? ¿Y de TISA? Muchos no, casi seguro. De Podemos, del Pequeño Nicolás, de Ruz incluso, sin embargo, no del TTIP. Al fin y al cabo, los dos principales partidos, PP y PSOE (Si habéis visto mi blog, sabréis que es el Partido Español: Ni socialista, ni obrero), han pactado que su aprobación por parte de España no sea sometida a referendum (¡¡Qué más da, con 11 millones de votos!!). ¿Y a quien afecta?

Para empezar, TISA demanda la liberalización de una serie de actividades que no deben estar sometidas a colegiación. Abogados, veterinarios… Somos unos mafiosos, claro que si. Pero sumamos jueces, funcionarios, procuradores, y la cosa ya se va poniendo incómoda. ¿Qué significa un juez no sometido a colegiación? ¿Puede serlo cualquiera? En cierto modo, ya existe, para casos donde se acepte el arbitraje, pero… No deja de ser incómodo e incierto. Ya tenemos una independiencia judicial dudosa en este país, sobre todo cuanto más alta es la instancia como para perderla en instancias bajas.

Otro de los aspectos más temibles del tratado TISA sobre la liberalización de los servicios de información es la liberalización del comercio masivo con Big Data. Otro punto de interés.

¿Eso es todo? ¡Ni de broma! El TTIP supone un severo cambio en las políticas relacionadas en muchos productos, alimenticios o incluso sanitarios: Pasamos de la precaución (nada sale al mercado hasta que no se compruebe que no produce reacciones adversas) a una de confianza en la cual primero sale, y luego se verá. Desde luego, EEUU es muy de fiar en estos asuntos. Solo tienen dos productos terminantemente prohibidos en alimentación, comparados con los más de cien de la Unión Europea.

Restricciones a la libertad sindical, libertad para aplicar prácticas de empleo foráneas… Algunas bastante jodidas, solo tenéis que buscar en que condiciones trabajan en Wal-Mart. Y si no se cumple, las grandes corporaciones podrán demandar a los estados ante organismos de arbitraje internacionales de dudosa imparcialidad.

Y bueno, ya podemos ponernos a hablar de Fracking… En fin. Este es mi consejo para rebotados. Echad un vistazo a lo que puede entrar en estos tratados (del cual solo sabemos cosas que filtran algunos parlamentarios europeos). En resumen: Son temibles, se hacen a tus espaldas. ¿Temes a los Illuminatti? Pues empieza por temer a los que si han sido elegidos por el pueblo, y pararlos. ¡Que para eso eres el votante, cojones! ¿O es que tu opinión solo vale cada cuatro putos años?

Mantente informado, mantente cabreado.

Semper fi.

Ukio

 

Deja un comentario