La hoguera: Razones para odiar el Islam (pero sin ser islamófobo, eh, sólo por ser un trozo de mierda igual que las demás religiones)

No soy amigo de la religión. Pero nada, eh, ni un poco. De hecho, creo que la última vez que entré en una iglesia empezaron a sangrarle las manos al Cristo que allí estaba clavado, hervía el agua bendita y el cura sostenía una cruz  y un cirio mientras ladraba un «¡Vais, vais, bicho!».Bueno, es probable que me haya inventado algo de eso, pero oye, molaba. En fin, que así resumiendo, se podría decir que si las páginas de la biblia fueran más mulliditas y de doble capa tendría siempre una en el baño.

Pero no estoy aquí para echar mierda sobre el cristianismo (chistaco). Nope. Estoy para echar mierda sobre el Islam, que no contra los musulmanes, ojo.

Me he dado cuenta de que con lo mucho que critico la religión,  he olvidado criticar un peso pesado.  Pero eso ya no más, no os preocupéis. Tengo bilis aquí como Milhouse hay para todas.

hqdefault
Esa cara de estreñido es la misma que has puesto tú al ver el título, ¿a que sí?

 

Bien pues, sin más preámbulos, al turrón:

1) La primera razón es simple: Verse salpicado más que ocasionalmente por barbaridades de tal calibre que hace quedar al cristianismo como a una religión civilizada y moderna. Religión que, no sé bien por qué, desprecio mucho más que a la de la incontenible fobia a las caricaturas. No soporto que los desmanes del Islam, que no de todos los musulmanes, contribuyan a lavar la imagen de la Iglesia Católica como si no fueran en realidad ambas religiones distintas caras del mismo tumor.

2) Por ser la prueba más obvia de que la humanidad conserva todavía intactos algunos lazos con la Edad Media, mentes del siglo XV con acceso a armas automáticas… ¡Espero que tu Dios me pille confesado!

¿Que por qué es el Islam hoy por hoy el mayor lastre que une a la humanidad con la Edad Media?

Hombre, pues porque resulta que las  facciones radicales del club de fans del Corán creen que la mujer vale menos que una cabra,  que habría que ejecutar a los homosexuales, exterminar a los judíos y cepillarse a todos los paganos. Vamos, que al final quedarían ellos, piedras, desierto y escombros  que iban a tardar en barrer quince generaciones de musulmanas porque, por alguna razón, su fe basada en el amor les obliga a arrasar con todo lo que no diga Amén a sus gilipolleces.

3) Y ahí tienes otro buen motivo. Por ser el estandarte con el que una panda de iluminados con rifles de asalto osa cuestionar a sangre y fuego mi sagradísimo derecho a decir, pensar o escribir lo que me salga de los cojones.

Debería promoverse una ley universal de acuerdo con que un dibujo jamás podrá ser causa de un tiroteo. Y aún así seguiría existiendo dentro de la comunidad musulmana – la primera víctima de estos idiotas –  un reducido grupo de salvajes con menos neuronas que un bote de mahonesa capaces de matar a alguien por algo impreso en papel: Por lo que pone en el suyo y lo que tu pintes en otro.

4) Y de un papel vamos a otro: Por tener un libro sagrado – el ya mencionado Corán-  que junto con la Biblia y la Torah constituyen los tres únicos libros que deberías descartar de inmediato en el caso de que alguien te diga «coge un libro y edúcate». Y si eres creyente y te ofende lo que acabas de leer, agarra cualquiera de estas tres joyas y léelas. Maravíllate con las tres grandes obras clave de la superstición humana.  Regocíjate entre barbarie, misoginia y nonsense religioso. Yo no lo he hecho, pero tampoco he leído 50 sombras de Grey y  no me hace falta para saber que es una mierda.

monstruo-de-espagueti-volador-wallpapers_13940_2560x1600
Alabado sea

5) Y la última razón y más importante aún que la primera es que,  algo que tiene la misma solidez empírica o intelectual -y por supuesto argumental- que el Hipnosapo o el  Monstruo Espagueti Volador, no merece ninguna credibilidad. De hecho, a ese nivel, lo único que distingue el Espagueti Volador de cualquiera de las tres religiones mentadas no es más que una tradición rancia y sobrevalorada, además siglos de mentiras con ridículas pretensiones morales.

De modo que, volviendo al Islam, un montón de patrañas viejas y caducadas famosa en el mundo por ser la razón por la que de cuando en cuando unos descerebrados ponen bombas para mayor gloria de su amigo imaginario no tiene lugar en el mundo ni merece el menor respeto. Y dárselo, es malo, es algo malo para todos, pero es cómodo y aparentemente civilizado.

 

Dirige tus bombas a casa de Mariano Rajoy si lo que has leído te ofende buen amigo musulmán/católico/judío.

También me vale la de Wert.

Un comentario en “La hoguera: Razones para odiar el Islam (pero sin ser islamófobo, eh, sólo por ser un trozo de mierda igual que las demás religiones)

  • el septiembre 16, 2015 a las 10:12 pm
    Permalink

    Tal vez llevo demasiado meses tarde, pero es mejor eso a años. Algo que no entiendo de los anti-Cristianos y anti-Musulmanes es por qué no se considera anti-intelectualismo decir que estos libros no deberían ser leídos por las supuestas barbaries que contienen, pero sí cuando se lee literature similar como Homero, Hesíodo, Ovidio, William Shakespeare o Voltaire. Todos estos también contienen sin sentidos en sus obras y son bastante violentas y dificilmente menos sexistas. A menos que también creas que ellos no deberían ser leídos, cosa que dudo.

    ¿Y en serio no crees que insultas al ateísmo con figuras infantiles y tontas como el Monstruo del Spaghetti Volador? Los ateos de la historia honestamente se sentirían bastante ofendidos con algo tan vulgar y ridículo. Sin mencionar como la existencia de Dios es dificilmente un tema infantil. Varios de los mayores pensadores de la historia han creído y han defendido su existencia, como los tres grandes filósofos griegos que son Sócrates, Platón y Aristóteles, así como la escuela de los Estoicos que incluye a tales como Séneca, Epícteto y Marco Aurelio. Los pensadroes de la biblioteca de Alejandría también creían en Dios. De hecho, esta institución era en esencia religiosa, ya que era un templo de las Musas y estaba al lado de un templo a Serapis, sin mencionar que era mantenida por la teocracia faraónica de la dinastía Ptolemaica.

    De igual forma puedes mencionar a figuras desde Galileo, Descartes y Leibniz, hasta incluso Albert Einstein, Erwin Schrodringer y Neils Bohr. Aunque tu podrías decir que estos últimos tres no creían en el Dios de las religiones Abrahámicas, Einstein aun así se identificaba con el Dios de Spinoza al menos hasta cierto punto, y Schrodringer y Bohr eran partidarios del Hinduismo y el Taoísmo, respectivamente. Bohr incluyó el símbolo del Yin-Yang en su emblema, y Schrodringer defendió la idea de que el universo era un ser consciente como nosotros en el último capítulo de su libro What is Life?.

    Claro que nada de esto refuta el ateísmo, pero sí remueve la idea de que creer en Dios es algo estúpido y comparable a creer en Santa Claus o en unicornios invisibles como tantos ateos como tú afirman.

    Respuesta

Deja un comentario