La Hoguera: Sobre Rato, el sol, las sardinas y otras inmundicias inventadas

Rodrigo (Mal) Rato (Chistaco)
Rodrigo (Mal) Rato

Si les dieran una mayoría absoluta por cada escándalo de corrupción, esta gente estaría gobernando hasta que muriera Jordi Hurtado. Y todos sabemos que eso no va a pasar hasta que la raza humana necesite media docena de números romanos para contar los siglos que pasaron desde que AC pasó a ser DC.

Nacimientos mesiánicos aparte, la gran estrella del rock pepero, el crack de la economía y jeto más visible de Bankia tiene ahora el dedito de la ley rebuscando en su culito. Y eso me congratula.

Espero que el examen sea muy largo y que por ahí dentro metida encuentren su vergüenza y muchos dineros. Aunque seguro que estando ahí están todos en negro.

No voy a decir que estoy indignado, porque creo que a partir de cierto punto el hartazgo sólo se puede medir en contenedores quemados y antidisturbios dando leña y recibiéndola. No quisiera instar a hacer ninguna de estas cosas pero la verdad es que un poco de mala uva no vendría mal.

Sube la luz, sube que te sube y después de sabe Dios cuantos años promoviendo políticas -al parecer de puro postureo- nos dicen que eso de coger luz del sol para no dejarse follar por las eléctricas es poco menos que terrorismo.

Ponen un impuesto al sol, ¿Por qué más me quieren cobrar?

He notado que hay por ahí mucho aire, a lo mejor pueden empezar a cobrar eso. Quizá alquilándolo, antes de que sea todo dióxido de carbono. A lo mejor por eso talamos tanto el Amazonas, así dentro de unos años, cuando hayamos convertido los árboles en algo raro y valioso pueden vendérnoslos como el tesoro que ellos mismos se ocuparon de destruir mientras se forraban. Negocio redondo como la bola esta en la que vivimos.

A continuación, una serie de impuestos absurdos e inventados que si llegan a existir alguna vez me gustaría que se me fuera atribuida su creación:

Impuesto por cagada al peso:

«Más pagas cuanto más cagas». Este viene con eslogan y todo. Supone el fin de la buena fama de la fibra y consiste básicamente en que cada uno paga por cuanto pesa su «contribución». Además del agua que se la lleva, por supuesto.

Tasa de circulación como viandante:

Las aceras al igual que las carreteras no son gratis, así que toca poner el huevo. Esto incluirá también la debida matriculación del calzado y adivinad: tampoco será gratuito. Las zapaterías y las tiendas de deportes serán los lugares donde se realicen los trámites. Todo viandante deberá tener su calzado en regla bajo pena de fuerte clavada.

Impuesto págame si hay cojones:

Este va a ser mucho más popular de lo que creéis, va a subvencionar una pila de cubatas en el congreso.

Tasa de venta o intercambio:

¿Qué le quieres cambiar la bici a tu primo por su patinete? ¿Vender el viejo ordenador de tu padre por Ebay? Pues no vayas de listo que papá estado quiere su tajada.

Impuesto al moreno veraniego: 

Hay que regular esto pero ya… ¿Qué pasa que se va a poner la gente morena de gratis? A ver, digo yo que habrá que pagar un canon en las cremas o algo.

Por poder podemos llegar al punto de cobrar a las sardinas por circular por el mar, el tema es que a ver quien les explica a ellas que tienen que pagar por usar lo que siempre ha sido gratis. Es igual de absurdo para ellas que para nosotros, el problema es  que aunque curiosamente nosotros somos unos besugos, siempre acabamos pagando.

Deja un comentario