La Reseña: Zombiland 2

Ya podemos disfrutar en cines de Zombieland double tap. Ruben Fleischer dirige de nuevo a Emma Stone, Woody Harrelson, Jesse Eisenberg y Abigail Breslin entre muchos otros, ya que se adhieren personajes nuevos a los originales de la película de 2009.

Zombieland fue en su momento un despliegue de frescura gamberro, desenfadado y entretenido. Y no es que esta no lo sea, sino que, realmente, no lo es tanto. No se percibe gran innovación y en resumen la fórmula es la misma, no obstante, la película cumple su función y aunque no sorprende tanto como lo hizo su predecesora, es muy válida para pasar el rato.

La cinta es honesta en su intención y en ningún momento aspira a otra cosa que no sea mantener un flujo constante de palomitas. La sala estaba bastante llena y las risas eran frecuentes. Mantiene ese mezcladillo de acción y humor bañado por el universo zombie tan particular que desprendía la original. Yo disfruté de la película y a penas puedo sacarle más defectos que los mencionados. Quizá esperaba más, quizá esperaba que me sorprendiese de nuevo la continuación de un concepto que ya había visto. Segundas partes nunca fueron buenas se puede aplicar siempre y cuando esperes que la secuela te sorprenda e innove tanto como el concepto inicial. No seáis tiquismiquis.

Hay ciertas novedades interesantes, como decía al principio, hay más vivos. Little Rock conoce a un joven pacifista, una chicuela con pocas luces sale de la nada y no revelaré más para no spoilear, pero no son los únicas incorporaciones. Sólo diré que en cierto momento la película se parodia a sí misma. Y no olvidemos los zombies, hay nuevos especímenes que dan un punto añadido de novedad pero tampoco suponen un cambio drástico en el universo zombieland.

Continúan las rupturas de la cuarta pared, las reglas o similares, los matazombies de la semana y todos esos puntos tan característicos de la primera tienen su continuación. En síntesis, se podría decir que cumple perfectamente su cometido. Si cabe, el final es un poco atropellado y previsible pero los giros están bastante bien logrados. No esperaba que me sorprendiese, pero lo hizo.

Zombies, humor y gore en una secuela para engullir palomitas y disfrutar del cine sin pretensiones. Entretenimiento sencillo para desconectar el cerebro, aunque sea sólo para que no te lo coman.

Alfonso Rois


Deja un comentario