La Serie: Doctor Who

A pesar de que es capaz de desplazarse por todo el universo, siente especial predilección por Londres. Y, aunque viaje a través del tiempo, no puede ocultar que ya tiene más de 50 añitos.

Y, desde luego, todo este trote ha sentado de maravilla a una serie tan mítica como es Doctor Who, que cuenta con la friolera de 37 temporadas en su totalidad y más de 800 episodios en el momento de escribir estas líneas.

Para aquellos que no la conozcan, Doctor Who narra las aventuras de un extraterrestre conocido como “El Doctor” que posee una nave capaz de viajar a través del tiempo y del espacio. Con la ayuda de diferentes acompañantes vive numerosas aventuras mientras se enfrenta a múltiples villanos, salva civilizaciones enteras, corrige injusticias y resuelve misterios.

¿La clave de su longevidad? Además de sus atractivos y divertidos episodios, tiene un pequeño truco: el Doctor se regenera. Cuando se acerca su muerte, simplemente utiliza la energía propia de su especie para sobrevivir, cambiando además de rostro y personalidad. Un buen truco para cambiar de actor y prolongar la serie.

Todos los Doctores desde 1963 hasta 2019

Esta serie británica nació en el seno de la BBC en 1963 y continuó hasta 1989, año en el que la serie fue paralizada hasta 2005, momento en el cual resurge continuando con una nueva regeneración del Doctor y de sus aventuras. Por ahora la serie continúa, y goza de una excelente salud que, esperemos, le dure muchos, muchos años.

Por ahora, dejemos una serie de curiosidades sobre Doctor Who acontecidas hasta la fecha (lamentablemente, no disponemos de una TARDIS para traeros curiosidades futuras, y sólo podemos revisar las pasadas):

  • En la actualidad, Doctor Who es la serie de ciencia-ficción más longeva de la historia, contando en su haber con 851 episodios, y figura en el Libro Guiness de los Récords como la serie de televisión de ciencia-ficción de mayor duración. Y por ahora sigue sumando episodios, a la espera de una nueva temporada por estrenar.
  • A pesar de ello, muchos episodios están perdidos. BBC destruyó numerosas copias de los episodios correspondientes a las dos primeras encarnaciones del Doctor para grabar encima, o simplemente para hacer sitio en sus almacenes, lo que conllevó la desaparición de sus archivos.
  • Aunque parecían irrecuperables, muchos episodios se han podido rescatar gracias a las copias vendidas a cadenas extranjeras y a grabaciones domésticas. En la actualidad, el número total de episodios desaparecidos es de 20. Se ha prometido un Dalek a tamaño real como premio por ayudar a recuperarlos.
  • Cuando se planteó el regreso de la serie, el guionista y productor Rusell T. Davies pensó que el mejor rostro para interpretar al Noveno Doctor sería el carismático Hugh Grant. Sin embargo, el actor lo rechazó pensando que la serie no tendría ningún éxito; años más tarde confesó estar arrepentido, viendo su equivocación.
  • Un dato conocido de los Señores del Tiempo, raza a la que pertenece el Doctor, es que tienen dos corazones. Sin embargo, esto no era así al comienzo de la serie, donde se indicaba que “solamente” tenía un corazón. Se sugirió en la novela “The Man in the Velvet Mask” que este segundo órgano crece durante la primera regeneración.
  • También durante su primera regeneración se produjo un cambio espectacular. Más espectacular que el cambio de aspecto, de peinado, de personalidad o de altura: durante su primera regeneración el Doctor también cambió su vestimenta. En sucesivas regeneraciones la ropa no ha cambiado, salvo por errores de continuidad con el calzado.
  • Son varios los actores que han aparecido en diferentes roles dentro de la ficción británica. Los casos más curiosos son los de Karen Gillian, Freema Agyeman y el propio Peter Capaldi, que fue elegido como Duodécimo Doctor. Este último caso fue tan sonado que tuvieron que dar una explicación en uno de sus episodios.
  • El aspecto de la nave TARDIS es el de una cabina de policía británica de los años 60. Un buen camuflaje cuando la serie debutó. ¿Por qué se mantuvo? En un principio se dijo que el sistema de camuflaje de la misma estaba estropeado, pero cuando por fin “se pudo reparar” hubo un gran descontento por parte de los fans, que preferían que siguiera utilizando su forma característica.
  • El Octavo Doctor, interpretado por Paul McGann, es el que menos tiempo ha aparecido en pantalla. Su repercusión se limita a la película de 1996.
  • Otros actores también han interpretado al Doctor. Así mismo, tenemos al ya citado Hugh Grant como Duodécimo Doctor acompañando a un Noveno Doctor interpretado por Rowan Atkinson para un especial humorístico, o a Peter Cushing en varias películas.
  • La idea de que el Doctor fuese una mujer estuvo presente en varias ocasiones en la mente de los productores, y no son pocas las veces que el Doctor hace referencia a ello (como, por ejemplo, cuando el Undécimo Doctor cree que es mujer porque tiene el pelo largo). Este hecho se ha consumado con la última reencarnación del Doctor, interpretado por Jodie Whittaker. A pesar de ello, no es la primera vez que vemos a un Señor del Tiempo cambiar de sexo.

Doctor Who es una genial serie que cuenta con una enorme legión de seguidores en todo el mundo. Cuenta con numeroso material promocional y varios productos derivados, como Torchwood, así como numerosas parodias y homenajes: ha aparecido en Los Simpsons, Padre de Familia, e incluso en My Little Pony.

Si no habéis visto nunca esta serie, os recomiendo acercaros a ella sin asustaros por lo abrumador que resulta su número de episodios: es perfectamente llevable y entendible desde su continuación de 2005, con la aparición del Noveno Doctor. Aunque es posible que uno se pierda algunas referencias a los capítulos clásicos, esto no estropea para nada una experiencia sumamente divertida y que engancha a todo el mundo. En la actualidad se puede disfrutar de ella en Amazon Prime, y creedme cuando os digo que, aunque parezcan muchas las 11 temporadas de la serie moderna, se os va a hacer corta de lo rápido que vais a devorarla.

Si algo tiene esta serie, es que es más grande por dentro.

Eduardo Miguel


Deja un comentario