Indie: Pete Doherty

Pete Doherty es, a parte de uno de los reyes británicos de la polémica, poeta, compositor, modelo, actor, pintor y líder de las bandas The Libertines (que han aparecido recientemente como cabezas de cartel en el FIB 2020) y Babyshambles.

Nacido como Peter Daniell Doherty en 1979 en Hexham (Inglaterra), tuvo una educación católica. Durante su infancia estuvo viviendo en Irlanda, Alemania y Chipre, debido a que su padre (también llamado Peter) era oficial del ejército y estuvo destinado en esos lugares. Poco después de cumplir los 16 años, Doherty se mudó al piso que poseía su abuela en Londres, donde trabajó como excavador de tumbas en el cementerio de Willesden. Según Doherty, la mayor parte de su tiempo en ese trabajo lo pasaba escribiendo o leyendo sentado en las lápidas. Mientras residía en Londres, ingresó en la universidad para estudiar la carrera de Literatura Inglesa, sin embargo, abandonó la universidad después de su primer año. Tras ese suceso, Pete Doherty se mudó con su amigo Carl Barât, con quien forma la banda The Libertines en 1997.

The Libertines alcanzó la fama a comienzos de la década de los 2000, consolidándose como uno de los grupos más importantes del resurgimiento del garage rock. En 2001 lanzaron su primer sencillo llamado What a waster, por el que fueron catalogados por la revista NME como “la mejor banda de Inglaterra”. Un año después salió al mercado su pimer disco, Up The Bracket, producido por Mick Jones (ex guitarrista de The Clash) y que logró entrar en el top 40 de Reino Unido. Sin embargo, el éxito de la banda siempre se vio eclipsado por sus problemas internos, en su mayoría derivados de la relación de Pete Doherty con las drogas.

En el verano de 2003, Doherty empieza a dejar de lado a The Libertines y se centra más en suproyecto paralelo: Babyshambles. Después de faltar a varias fechas de la gira europea de The Libertines, la relación entre Carl y Pete se hace cada vez más tensa, llegando al punto de que Doherty fue arrestado por la policía por irrumpir en la casa de Carl Barât y robar instrumentos musicales. Doherty se confiesa como culpable y también se confiesa como adicto a la heroína. Después de eso es puesto en libertad y vuelve a tocar con la banda. Después de su regreso al grupo, Doherty decide buscar ayuda y acude a la clínica Wat Tham Krabok, en Tailandia. Esta clínica es famosa por su programa de rehabilitación para adictos a la heroína y al crack, sin embargo, Doherty fue expulsado a los tres días de ingresar en el centro y regresa a Londres, cancelando las actuaciones de The Libertines en los festivales de la Isla de Wight y Glastonbury.

Un año después, durante la postpdroducción de su segundo disco, The Libertines decide echar a Pete Doherty de su formación, instándolo a que entre en rehabilitación una vez más. Finalmente, la banda se separa en 2004, aunque volvieron a juntarse en marzo de 2010 para el Reading and Leeds Festival.

En 2005, Doherty se convirtió en un personaje habitual en la prensa rosa inglesa, al confirmarse su noviazgo con la top model Kate Moss. Ese mismo año, mientras grababan el primer disco de Babyshambles, salieron unas fotos de la pareja consumiendo cocaína en una fiesta. Este escándalo trascendió a nivel internacional y supuso una caída en picado de la reputación de Moss, quien ya había estado en rehabilitación en 1998 por problemas de adicción a las drogas. El Cocaine Kate, así fue como los tabloides británicos llamaron a este escándalo, hizo que Kate Moss rompieran contratos con cientos de marcas de lujo, entre ellas Burberry. Después de esto la modelo se vio obligada a entrar en una clínica de desintoxicación, sin embargo Pete Doherty no quería dejar las drogas, por lo que finalmente rompieron la relación.

En 2006, el cantante volvió a tener problemas con la justicia al ser sorprendido inyectando heroína a una joven en plena calle. En 2009 fue detenido en Berlín por conducir bajo los efectos de alcohol. Después de este incidente, el británico estuvo una temporada relativamente estable y alejado de las polémicas, hasta 2019, cuando fue condenado en París a tres meses de prisión exentos de cumplimiento y a pagar 5.000 euros de multa por una pelea en la que estuvo involucrado, dos días después de ser detenido por compra de estupefacientes.

La última de sus polémicas es quizás la más curiosa y la única que no involucra drogas o quebrantamiento de leyes. En mayo de 2019, el mundo amaneció con la noticia de que Pete Doherty había sido hospitalizado por una grave infección debida a un pinchazo en un dedo. Doherty explicó que la herida se produjo cuando al intentar liberar a un erizo que habían cazado Zeus y Narco, sus perros esquimales siberianos. Pese a cubrirse la mano con una camiseta, al liberar al pequeño animal de los colmillos de sus mascotas, Doherty se hizo un pequeño corte. Tres días después acudió al hospital, donde le extrajeron la púa de erizo que tenía alojada en el dedo y donde le pusieron un tratamiento con antibióticos. Debido a su estancia en el hospital, el cantante tuvo que cancelar una serie de compromisos como aparecer en el programa BBC Radio 5 Live de Nihal Arthanayake. Por suerte, todo quedó en un susto y tanto el cantante como el erizo se han recuperado después de este incidente.

Xiana Rei


Deja un comentario