La serie: Battlestar Galactica

En el año 2004 se inició una reimaginación completa de la serie de los años 70 Battlestar Galactica con la que comparte nombre y ciertos elementos; sin embargo, la nueva versión profundiza mucho más en la trama y en los personajes hasta conseguir una identidad propia digna de la legión de fans de la que hace gala.

¿Pero de qué va Battlestar Galactica? Seguro que muchos habéis oído hablar de ella, y no pocos habréis visto la imagen de los Cylon con su característica luz roja que se mueve de un lado a otro de su visor. La serie nos introduce años después de una gran guerra donde los Cylon se rebelaron contra los seres humanos, sus creadores, que habitan en 12 planetas de una federación conocida como las Doce Colonias. Después de dicho conflicto, se firmó un armisticio donde los Cylon quedaron libres del yugo humano y separados de ellos, celebrando cada año una reunión en una estación espacial para confirmar el cumplimiento del acuerdo por parte de ambas razas. Sin embargo, los Cylon no acudieron a ninguna de las reuniones durante los 40 años siguientes. Hasta que por fin aparecieron.

Y lo hicieron a lo grande: primero, mostraron que ya no era seres metálicos con lucecitas que se movían a modo de ojos, sino que eran prácticamente indistinguibles de los seres humanos. En su evolución habían desarrollado seres orgánicos, máquinas con aspecto humano producidas en masa que se habían infiltrado en la sociedad de forma completamente natural, viviendo una vida completamente normal hasta el momento de su activación.

Cuando los agentes durmientes se despertaron de su letargo, trajeron el fuego.

Los Cylon no solo mostraron su transformación, sino que prácticamente aniquilaron a la raza humana al activar desde dentro su propio armamento nuclear. Miles de millones mueren, y los únicos supervivientes son los pocos miles que se encontraban fuera de los planetas arrasados, como es el caso de la tripulación de Galactica, la estrella de combate que recoge a los pocos supervivientes mientras inicia una desesperada huida en busca de un lugar donde refugiarse y prosperar, un lugar mítico llamado Tierra. Solo hay un problema: puede haber Cylon entre ellos, incluso sin saber si lo son. Están dispuestos a acabar con la humanidad, y tienen un plan…

Como es de esperar, esta serie está llena de curiosidades muy jugosas. Vamos a contaros a continuación unas cuantas, intentando no desvelaros demasiado de la trama:

  • Como bien decimos, Battlestar Galactica hace referencia tanto a la serie de 1978 como a la de 2004. Sin embargo, solo Richard Hath aparece en ambas: en la primera interpreta al Capitán Apollo, mientras que en la segunda interpreta a Tom Zarek.

  • En la versión de los 70 la nave Galactica presenta un diseño ultramoderno, es un portento de la ingeniería; sin embargo, en la versión de 2004 la nave está obsoleta y a punto de ser reciclada: en el primer episodio se nos dice que la fiesta del armisticio sería el último servicio de la nave.

  • El personaje más icónico de la serie, la teniente Starbuck (interpretada por una colosal Katee Sackhoff) fuma puros de forma habitual. Esto se hizo a modo de homenaje a Dirk Benedict, actor conocido por interpretar a Phoenix en El Equipo A, quien interpretó a Starbuck en la serie original y que rechazó aparecer en la serie moderna.

  • Sin embargo, no creáis que este homenaje gustó a Benedict. Mostró en no pocas ocasiones su desagrado a que su personaje fuese interpretado por una mujer, llegando a decir que su personaje debería llamarse Stardoe, en referencia a la denominación para los ciervos machos dominantes y a las cervatillas, además de otros muchos comentarios machistas y desagradables.

  • Cuando uno ve la serie, repara en que todos los soportes de papel presentan una característica única: tienen las esquinas cortadas. Esto se debe a una broma interna del equipo, que tuvo que hacer recortes para poder sacar la producción adelante. El chiste trascendió, y se convirtió en algo tan apreciado que incluso viene en la edición especial de la serie.

  • La cadena Sci-Fi debió de prever el éxito de la serie: antes incluso del estreno ordenó seis episodios para una segunda temporada. Al mes de estrenarla decidió que no quería seis episodios: quería veinte.

  • Gaius Baltar es el personaje que traiciona a la humanidad entregándola a los Cylon. En la serie original es el Conde Baltar, quien lo hace de forma consciente, mientras que en la versión moderna pierde su título aristocrático para ganar estudios, convirtiéndose en el Doctor Baltar y traicionando a la humanidad sin saberlo, dejándose llevar por sus pasiones sin llegar a ser un villano completo. Toda una sutil declaración de intenciones.

  • William Adama tiene una conocida frase, “So say we all”, que fue una improvisación del actor Edward James Olmos.

  • Hablando de Edward James Olmos, tuvo que ponerse lentillas azules al interpretar al Comandante Adama para parecerse a Jamie Bamber, quien interpreta a Lee “Apollo” Adama, su hijo. Curiosamente, este último tuvo que teñirse el pelo para parecerse más al personaje de su padre.

  • La religión es un tema muy importante en Battlestar Galactica: mientras que la humanidad cree en los Señores de Kobol, nombrados como los antiguos dioses olímpicos, los Cylon creen en un único dios universal todopoderoso. Es el conflicto monoteísta-politeísta, una lucha entre civilizaciones y sus creencias, siendo esto una clara reminiscencia de los atentados de Estados Unidos del 11 de septiembre.

  • Durante diversos momentos se habla de una decimotercera colonia que partió a la Tierra. Al hablar de las Trece Colonias se hace referencia a la fundación de Estados Unidos.

  • La numerología también es muy significativa, siendo el número 12 el más presente en la serie. Desde las doce tribus que habitan las Doce Colonias nombradas por los doce signos del zodiaco, a los doce modelos de Cylon existentes, pasando por los Doce Señores de Kobol, amén de muchas otras referencias dentro de la trama. Incluso se utilizó el número doce en la imagen promocional que parodiaba “La última cena”, en lugar de trece.

Battlestar Galactica se llevó muchos premios y quedó como candidata a otros tantos, y no sin motivo: se trata de una gran serie de ciencia-ficción con muchos tintes morales y dilemas éticos. Cuenta con 75 episodios cargados de acción y emoción, así como webisodios y dos películas para televisión, e incluso una precuela spin-off ambientada 58 años antes de la caída de las colonias. Lamentablemente, no está actualmente disponible en ninguna plataforma de streaming desde que Netflix perdió la licencia a finales del año 2017 y la única forma de verla en el momento de escribir estas palabras es recurrir a comprar los DVDs o BluRays de la serie.

Aunque no todo está perdido: hace poco se conocía la noticia de que Sam Esmail, creador de Mr.Robot, tenía entre manos un nuevo proyecto relacionado con Battlestar Galactica. Esperemos que esto resucite la franquicia y que esto anime a las plataformas a volver a traérnosla, porque el mundo se lo merece. So say we all!

Eduardo Miguel


Deja un comentario