Cine clásico: Ser o no ser

Título:        To be or not to be

Año:        1942

País:        EEUU

Duración:    99min

Director:    Ersnt Lubitsch

Guion:     Edwin Justus Mayer (Historia: Melchior Lengyel)

Dir.Foto:    Rudolph Maté

Música:    Werner R. Heymann

Productora:    Romaine Film / Alexander Korda

Reparto:    Carole Lombard, Jack Benny, Robert Stack, Stanley Ridges, Felix BressartLionel Atwill, Sig Ruman, Tom Dugan, Charles Halton, George Lynn

Prólogo

Ser o no ser ahí está la cuestión. Joseph y María Thura son un matrimonio de actores polacos. Su compañía representa el Hamlet de Shakespeare en el teatro de Varsovia, durante la ocupación nazi. Un aparente romance entre María y un joven piloto militar dará lugar a una trama de espías muy alocada.

El profesor Siletski, espía de la Gestapo, jugará un papel importante en esta historia.

María y Joseph Thura rodeados de un grupo de su compañía de teatro

Breve análisis

Considerada una de las mayores obras maestras de la comedia clásica, Ser o no ser nos sitúa en Varsovia en el año 1939, en pleno ascenso Nazi. Hitler ha ocupado Polonia con sus tropas. Bajo una aparente calma se oculta el temor de que estalle la guerra. Mientras eso sucede, una pequeña compañía teatral se encarga de interpretar el Hamlet de Shakespeare en la ciudad.

Joseph, un actor consagrado con bajo nivel de autoestima, busca el apoyo constante de María, su mujer. Ella, interpretada de forma magistral por Carole Lombard, es una femme fatale que utiliza sus encantos para satisfacer caprichos y solucionar problemas.

Mientras Joseph recita el soliloquio más famoso de la historia delante de su público, un apuesto joven se levanta de la butaca y aprovecha para citarse con María en su camerino.

Lo que parece una típica trama amorosa se convierte en una comedia negra con tintes de suspense. La aparición de un espía de la Gestapo (policía secreta del Estado Alemán) bajo el nombre de Profesor Siletski, dará lugar a un giro inesperado. 

No es sencillo resumir en pocas líneas la complejidad de esta obra coral tan bien dirigida por el maestro Lubitsch. Sorprende la agilidad de los diálogos y la coreografía de los actores entrando y saliendo de escena. Destaca la visión sarcástica de un conflicto muy vivo en esos años. Hay que recordar que el film se estrenó en 1942 ¿A quién se le ocurriría hacer una comedia tratando un tema tan delicado en plena 2ª Guerra Mundial? Pues ahí estaba Ernst y todo su equipo para crear una película valiente y claramente antibelicista que resume mejor que cualquier libro de historia lo que supuso el ascenso Nazi.

María es sorprendida por Hitler 

El guion de Ser o no ser, escrito por Edwin Justus Mayer y basado en la historia escrita por Melchior Lengyel, es una oda al buen gusto y al uso del subtexto por encima de la superficialidad de las palabras que salen de la boca de los intérpretes. Destaca la mezcla narrativa entre ficción(interpretación obra de teatro, Joseph haciéndose pasar por el profesor) y realidad (situación de Varsovia, Londres…) manteniendo en vilo al espectador y ayudando a entender mejor el contexto.

En definitiva, y sin alargar mucho este análisis, Ser o no ser, debe ser y será, sin duda, una de las películas que mejor haya representado el peor conflicto de nuestra historia reciente. 

NOTAS 

  • La 2ª Guerra Mundial duró de 1939 a 1945.

  • La invasión alemana de Polonia comenzó  el 1 de Septiembre de 1939.

  • Carole Lombard murió en un accidente de avión dos meses antes del estreno.

  • Las primeras críticas al film fueron bastante duras por la supuesta banalización de un conflicto tan incipiente.

  • Solo fue nominado a mejor música en los premios de la Academia(Oscar).

  • Es inevitable ver un claro homenaje de Tarantino en su brillante y también cómica Malditos Bastardos .

  • Las comedias clásicas  sobre los grandes conflictos del siglo XX han envejecido mucho mejor que algunos dramas. Pongo algunos ejemplos: Tiempos Modernos, El Gran Dictador(Charles Chaplin), 1,2,3 (Billy Wilder), El Verdugo, Bienvenido Mr Marshall (García Berlanga), Teléfono Rojo, volamos hacia Moscú (Kubrick), Zelig (Woody Allen).

Análisis de Hugo Fernández Balseiro


Deja un comentario