La Reseña: Underwater

Título original: UnderwaterGénero: Acción, suspense. Dirección: William EubankGuión: Brian Duffild y Adam CozadDuración: 95 minutos. País: EEUU. Actores principales: Kristen Stewart, Vincent Cassel, Jessica Henwick, T. J. Miller, John Gallagher, Mamoudou Athie. Estreno en España: 31 de enero de 2020.

Bajo el maaaar… Nadie nos fríe ni nos cocina en un sartén… ¡Ah, hola! ¿Qué tal? Pues nada, bajo el mar, o mejor dicho, bajo el agua. ¡Démonos un buen chapuzón!

La película se ambienta en una serie de instalaciones submarinas que se encuentran nada menos que en el fondo de la fosa de las Marianas. ¡La fosa de las Marianas! ¿Sabéis cómo de profundo es eso? En torno a once kilómetros, ahí es nada. Es el punto más bajo de los océanos del planeta. Imaginaos esto: el monte Everest, la montaña más alta de la Tierra, se eleva 8848 metros sobre el nivel del mar. Si alguien lo tirase ahí abajo, todavía le faltarían dos kilómetros para alcanzar la superficie (esta frase la he leído en algún lugar de internet. Por favor, no me juzguen).

Caaaray…

El caso es que ahí tiene lugar la acción. No queda muy claro de qué son las instalaciones. Se menciona que se trata de una plataforma de perforación, pero en ningún momento (que yo recuerde) hablan de para qué diablos perforan la corteza terrestre en esa… exótica ubicación. ¿Para encontrar petróleo? Quién sabe. Lo que parece seguro es que trabajar ahí es caer muy bajo. Tan bajo, tan bajo como este chiste.

Mátenme, por favor.

El largometraje no se anda con tonterías: va directo al grano. Tras una brevísima escena introductoria que nos presenta a Nora (Kristen Stewart), la protagonista, ella y Rodrigo (Mamoudou Athie) se ven corriendo por sus vidas a medida que el lugar en el que trabajaban empieza a colapsar bajo la presión insoportable de los abismos del océano. No tardan en reunirse con el resto de personajes, a saber, el capitán Lucien (Vincent Cassel), Paul (T. J. Miller), Emily (Jessica Henwick) y Liam (John Gallagher), y juntos empiezan a tratar de averiguar cómo demonios salir del grave aprieto en el que se encuentran. El capitán decide que, dado que el lugar en el que se encuentran va a reventar, deben salir al exterior para llegar hasta otra de las bases que forman parte de la instalación, y… es el momento en que se enfrentan a la profundidad insoldable de la fosa cuando, ups, se llevan la desagradable sorpresa de que hay unos depredadores submarinos muy chungos con los que tendrán que lidiar para salir vivos de la situación.

Underwater

Hay, por supuesto, momentos particularmente cuestionables, como el tratamiento del principio y especialmente el del final, con una voz en off de la protagonista que honestamente sobra, y una quizás excesiva carga de drama personal en lo que esencialmente debería ser una cinta de supervivencia (aunque esto último tiene su sentido en el desenlace de la historia, así que se acepta como un mal necesario). Pero también tiene alguna que otra virtud. Por ejemplo, hay quien critica la falta de desarrollo de los personajes y de las relaciones entre ellos, pero en mi opinión, en este caso es más bien un punto a favor. Para empezar, ellos ya se conocen (al menos de vista), han estado trabajando juntos durante un tiempo, así que tiene sentido que no se paren mucho a hablar de cosas sobre las que ya habrán conversado. Y para seguir, el argumento no va de eso. Los protagonistas se hallan a once mil metros bajo el nivel del mar en una base submarina que hace aguas por todas partes (literalmente), con extraños monstruos acechándoles en cuanto ponen un pie en el suelo oceánico. Señores, no hay lo que se dice mucho tiempo para pararse a tomarse un café. El arranque rápido de la acción y la veloz sucesión de eventos, sin demasiadas pausas, es precisamente otro punto que considero bueno. Me parece realista. Lo que ya no me parece tan realista son ciertos detalles absurdos en los que se aprecia la mano que el director ha de meter en el guion para conseguir que el largometraje se resuelva como se tiene que resolver. Pero en fin, no pedía mucho, sabía lo que había ido a ver.

Underwater

También es un poquito de lamentar la falta de incidencia del film en la participación de las criaturas, así como la escasa información que hay sobre ellas, si bien esto segundo también es algo que no deja de ser natural y lógico: si los personajes no tienen ni idea de qué son y de dónde han salido esas cosas a las que se están enfrentando, ¿quién carajo lo va a explicar? Si no se puede dar respuesta a los misterios de una forma que tenga sentido, mejor que no se sepa nada (además, a menudo es bueno mantener cierta intriga). Eso sí, las frasecitas típicas y estúpidas del tipo “esto es culpa nuestra, los hemos liberado nosotros, la humanidad se merece esto”, etc., son algo que la película se podría haber ahorrado. A uno le dan ganas de poner los ojos en blanco.

Como elemento positivo final, hay un pequeño giro en el clímax de la cinta (que no mencionaré para no hacer spoiler) que le da a esta un cierto valor añadido. Es un valor añadido un tanto pobre, y su peso depende en buena medida de lo “friki” que sea el espectador (por así decirlo), pero no deja de tener su gracia. A mí, al menos, me gustó, y para mí le dio una cierta profundidad al relato, aunque fuese una profundidad falsa y artificial.

Underwater

En fin, una peli tan buena o tan mala como cualquier otra del montón. Nada especial, ni para bien ni para mal. Si os gustan este tipo de ambientaciones os sentiréis a gusto con la atmósfera del film y seguramente os agrade. Si no, probablemente no sea para vosotros. Os dejo el tráiler y… ¡hasta la vista!

Advertencia: el tráiler es basura y, entre otras cosas, muestra escenas y diálogos que NO salen en la cinta. Nada nuevo bajo el sol, vaya.

Brais Louzao Recarey


Deja un comentario