Indie: Cariño

En el verano de 2017, dos chicas hicieron match en una app de contactos y concertaron una cita. En esa cita no surgió el amor ni una relación, pero en cambio surgió una de las mejores bandas del panorama indie actual: Cariño, que en los últimos años se ha convertido en un referente del panorama musical español.

Cariño surge de la necesidad de María Talaverano de ponerle música a sus poemas para jugar con la simpleza del lenguaje pop a la hora de expresar sentimientos. Después de componer unas cuantas letras y algunas melodías contactó con Paola Rivero, a quién había conocido en Tinder. Poco después se unió Alicia Ros, junto a quien compusieron su primer tema, “Canción de pop de amor”, que fue colgada en la plataforma Bandcamp en marzo de 2018. Ese mismo año fichan con Elefant Records y lanzan su primer Mini-LP llamado “Movidas”, un disco que nos transporta a la década de los ochenta pero con tintes actuales. Después de un tiempo, Cariño se unen a Helsinkipro. En sus apenas tres años de trayectoria, Cariño ha participado en diversos festivales como O Son do Camiño, Barbeira Season Fest, Festival Cara B y también forman parte de la edición de 2020 del Coachella, festival que iba a celebrarse en el pasado mes de abril en Estados Unidos, pero que se ha visto aplazado al mes de octubre de 2020 debido al brote de COVID-19.

Desde muy pequeñas, María (teclado y voz), Paola (guitarra) y Alicia (bajo y voz) asistieron a clases en el conservatorio o en escuelas de música. Antes de formar Cariño, Paola tocó el bajo en diversos grupos, entre ellos Santa Teresa. Por otro lado, Alicia continúa ahora mismo en activo con El Buen Hijo y Juncal Rivero. Entre sus influencias se encuentran La Casa Azul, Los Fresones Rebeldes, La Bien Querida, Perro, Axolotes Mexicanos y la escena pop de Madrid. «Desde pequeñas nos han interesado esos grupos, ya sea por familiares o amigos mayores. Salimos por los sitios de poperos, vamos al festival Contempopránea, no sé… Hasta diría que nos conocemos gracias a escuchar a esos grupos», señala Alicia.

En cuanto al estilo de Cariño, ellas lo tienen muy claro y reivindican el tontipop, etiqueta que no les gustaba demasiado a grupos como Los Fresones Rebeldes o La Casa Azul. «Si es un insulto, lo tomamos con orgullo porque nos parece la hostia», declara Paola. Sin embargo, a diferencia de otros grupos contemporáneos como Carolina Durante, que también suenan a los 80 y los 90, Cariño experimenta más con la electrónica, el new age, el shoegazing e incluso el trap con su versión del tema “Llorando en la limo” de C. Tangana. Este cover más que un tributo es un puente entre dos estilos que a priori no tienen mucho en común pero que Cariño ha conseguido adaptar al ritmo pop que las caracteriza.

Otra de las características del grupo madrileño son sus letras, francas y directas. Normalmente las letras las escribe María, basándose en experiencias propias, de la gente que la rodea y de sentimientos que quiere expresar. «Así es nuestra música, con un mensaje bonito pero irónica. Todas escribimos sobre lo que nos pasa. No nos fijamos en letras de nadie en concreto. Escribir letras suele ser para nosotras vomitar las emociones y sentimientos que nos perturban en ese momento», explica Alicia. Cariño definen sus composiciones como pop de barrio para la bajona, porque hablan de lo cotidiano, de salir a tomar cervezas con las amigas a una terraza y de decepciones amorosas, por ejemplo: “La bajona” trata sobre una relación tóxica (al igual que “Mierda seca”). “Bisexual” es una canción en clave de humor acerca de una chica que se siente atraída por un chico (lo cual rompe sus esquemas porque pensaba que era lesbiana). Y es que otro de los temas recurrentes en las letras de Cariño es que se alejan de la heteronorma y dan visibilidad al colectivo LGBTI+, al que pertenecen varias de las integrantes del grupo, a ritmo de tontipop. Así que si la cuarentena te tiene de bajona, te recomendamos que escuches los temazos de Cariño.

Xiana Rei


Deja un comentario