Especial: 7 grandes series que se torcieron

Ante todo, spoiler alert, pues, en unas pocas líneas vamos a hablar sobre un montón de series que prometían mucho pero, bien sea por un mal final o una paulatina pero inexorable decadencia, se torcieron. Es posible que no te interese saber ni cómo son esos finales, ni que fueron un poco lamentables, por ello, aunque estás avisado, trataré de desvelar lo mínimo posible.

A todos los seriéfilos nos ha pasado alguna vez el no estar del todo satisfechos con cómo acaba una serie. Es más, me atrevería a decir que todo aquel que lleve ya unas cuantas series encima, ha sufrido el chasco de ver el declive de una serie que le encantaba o un final que debería pagarse con tantos años de cárcel como años lleve uno siguiendo la serie al día. Dicho lo cual, comenzamos con nuestro top de series buenas que se torcieron:

7º The Blacklist

James Spader protagoniza una serie con una de las premisas más originales que he visto: el hombre más buscado de Norteamérica se entrega a las autoridades con el único fin de delatar uno a uno a todos aquellos con los que ha ido coloborando durante toda su carrera entre las sombras. Su única condición, es tratar personalmente con Elisabeth Keen (Megan Boone). The Blacklist nos desvela capítulo a capítulo el increíble y curioso mundo entre las bambalinas del crimen. Empieza siendo una serie procedimental muy lograda, de hecho, fue durante la temporada 2014/2015 la producción más vista de la NBC. Los problemas llegan cuando la trama principal se va enrevesando cada vez más y más hasta llevar a desdibujarse y terminar por ser un galimatías de giros argumentales y golpes de efecto que hacen que termine por darte la impresión de que estás viendo un culebrón sobreelaborado.

6º Como conocí a vuestra madre

Probablemente una de las mejores y más legendarias comedias de situación que se han hecho jamás, quizás podría disputarle el trono a Friends, pero lo cierto es que tiene un final bastante decepcionante para mucha gente. La última temporada y, sobre todo, cómo se resuelve el camino andado tras nueve largos años en tan sólo dos episodios, frustró a muchos de los fans. El dilema se centra, obviamente, en la mujer con la que Ted termina y como acaba con ella tras toda esta andadura. Algunos esgrimen que la última temporada tiene mucho relleno y que no llega a resolver con efectividad las expectativas creadas tras tanto tiempo.

The Walking Dead

(Julieta Ferrario)

Aquí ya me dejo de medias tintas y complacencias varias, porque, si hubiera una asociacion de espectadores víctimas de The Walking Dead, yo sería miembro. Y no lo digo por decir, es una de las series más crueles con el espectador que un servidor ha tenido la cabezonería de ver y, muchas de sus temporadas, las he visto al día. Y no voy a negar la realidad, la serie mola. Yo no había visto nunca, cuando empecé a verla, una serie tratar tan bien la temática zombie. Me resultaba impresionante, no había visto una ambientación tan elaborada y un intento tan loable de ser realista. Pero, a medida que avanza, la serie empieza a hacer aguas por todas partes. Tiene un relleno descarado, la calidad de las temporadas varía enormemente de unas a otras y se nota que las tramas se estiran hasta lo ridículo. Jamás había visto el uso del cliffhanger de forma tan innecesaria y mezquina con el espectador. He dicho mil veces que la abandonaría y mil y una he vuelto para seguir torturando mi alma con una serie que va dando bandazos entre aciertos geniales e inexplicables chapuzas.

Prison Break

Sin duda, otra de las grandes series de su momento. El problema es que la primera temporada es tan buena como mala la última. Bien es verdad que la huelga de guionistas afectó, pero lo que empezó siendo una increíble drama sobre una elaboradísima fuga carcelaria, acaba conformándose con ser una espectáculo de acción dantesco a nivel de guion que repite una y otra vez las fórmulas que la encumbraron. La serie sigue a penas funcionando por la química de sus personajes mientras va empeorando con cada nueva temporada sin que nadie tenga la decencia o el decoro de poner fin a su miseria.

Dexter

Aquí empieza el dolor. Dexter se merecía algo mejor. Una serie muy buena y muy constante que ubicaba a su personaje principal y la empatía del espectador por primera vez del lado del asesino. Un psicópata con un código. Todos los que vimos la serie llegamos a conocer a Dexter como si fuese ese vecino que siempre saluda pero sabes que es un puto psicópata. Por eso, aunque la serie mantiene un nivel de calidad muy bueno en todas sus temporadas, el final, que debió ser el broche de oro, fue visto para muchos fans como una cagada casi improvisada que no pegaba ni tenía mucho sentido con el propio personaje.

2º Perdidos

La serie que lo empezó todo, pues parte del boom de las series empezó con Perdidos. Había auténticos adictos a la serie, eran tiempos de seriesyonkis y otros portales. El gordo de Megaupload gobernaba en la red. La serie combinaba magistralmente la intriga con el factor humano y unos personajes de los que te encariñabas con facilidad. Fue cocinando lentamente una enorme cantidad de preguntas y muchas ansias de ver dónde acababa todo. Lamentablemente, demasiadas cosas quedaron sin respuesta, y las que la obtuvieron no estaban a la altura de los interrogantes. Si bien no deja de ser una estupenda serie, es posible que el final te decepcione si entendemos que la resolución no llega a tener toda la redondez que pedía una serie de este calado.

1º Juego de tronos

De una de las que empezó el fenómeno de la series, a otra que probablemente estuvo cerca de ser la serie definitiva. Uno de los fenómenos televisivos más importantes de los últimos años. Absolutamente sublime, Juego de Tronos estaba llamada a ser la piedra angular de todo seriéfilo. Esperamos dos años para poder ver la última temporada. Se lo diré a mis nietos: «Tuvieron los huevazos de hacernos esperar dos años por el final, y luego metieron la pata hasta Cuenca».

Dos años en los que la pasión que levantaba no sólo no decreció, sino que no hizo más que acrecentarse. Pocos eventos audiovisuales han generado tanta expectación como generó Juego de Tronos, pero la cagaron. Al parecer, la humanidad no se merecía tener un producto audiovisual tan perfecto. La última temporada empezó con problemas en el cambio de ritmo narrativo y terminó descarrilando hacia un final que le pegaba tanto como le como a un cura pedófilo un puesto de helados, es decir, puede ser, pero sabes que no está bien. Tanto es así que en esta web ya hemos hablado anteriormente de por qué esta temporada es muy deficiente comparada con las otras. Una síntesis de todo ello es que siempre fue una serie donde parecía todo absolutamente pensado desde le principio, conforme avanzaba dejaba entrever una perfecta planificación que se vió desbordada por el hype y por un guion que no estaba a la altura del resto de temporadas.

Espero que os haya gustado el top estéis o no de acuerdo, al final, la verdad es que no deja de ser algo bastante subjetivo. También podéis pedir mi cabeza en los comentarios, pero no creo que el editor os la conceda. O eso espero…

Lefoliot


Deja un comentario