Punk: Die Toten Hosen

Die Toten Hosen significa literalmente los pantalones muertos, pero hace referencia a una expresión alemana que dice que algo es aburrido. Desde luego ellos no lo son. Se convirtieron en la punta de lanza del punk alemán desde su aparición en los ochenta con Opel Gang (la banda del Opel). Han vendido millones de discos en Alemania, han colaborado con la MTV, y quizá sí, un poquito, se han vendido a veces pero la banda de Campino y Walter November (ya fuera de la banda) sigue siendo el símbolo de los punkies alemanes.

Andreas Frege, alias Campino

Campino, cantante y letrista, tomó su sobrenombre de una chocolatina. Es el líder carismático, el que mueve las masas en sus conciertos con su actitud, un Johnny Rotten evolucionado al triple. Es un verdadero showman y la figura sin que la cual la banda no existiría.

Las letras de esta formación tratan los temas propios del punk, la lucha contra el racismo y el capitalismo, son verdaderos militantes de la izquierda alemana. Las letras las escribe Campino y los arreglos musicales los realizan músicos como Kuddel, Breitel o Andi.

A lo largo de cuarenta años han ido ganando adeptos y expandiendo su público fuera de las fronteras alemanas. Han colaborado con bandas de la talla de los Ramones o Bad Religion. También han realizado números vídeos, muchos en tono humorístico, como los de Azurro o Zein Kleine Jägermeister, este último uno de sus temas más famosos. Cabe mencionar también el ya citado Opel Gang o Hier kommt Alex, que está inspirado en La Naranja Mecánica. Lo cierto es que la lista de éxitos de la banda es bastante larga.

Como curiosidad, uno de sus símbolos es el águila del escudo de la Alemania Federal convertida en un esqueleto, obviamente, las chapas con esta figura son abundantes.

Otro dato curioso es que son fanáticos del Fortuna Düsseldorf, el equipo de su ciudad, al que apoyan al cien por cien y con el que incluso han colaborado en la recaudación de donativos. Han tocado decenas de veces en su estadio, llegando incluso a reunir a sesenta mil personas. La relación club-banda es muy estrecha.

Si ponemos a la banda en contexto, debemos reconocer que la escena punk en Alemania es muy fuerte, decenas y decenas de bandas menores o mayores (recordemos que Die Toten Hosen comparte el Olimpo del punk alemán con bandas como Die Ärtze), pero aún así, se puede decir que ellos fueron la aguja que inyectó el punk de forma masiva en Alemania. No obstante, también alrededor de equipos como el hamburgués St Pauli ha crecido una comunidad punk (entre otros estilos) que ha llevado a este estilo a ser tan importante en el país.

Su último trabajo es Laune der Natur, de 2017. Como veis, siguen el la brecha. ¿Por qué no hacerlo? Si tienen energía -y les sobra- ¿por qué no seguir transmitiendo su mensaje? En este último disco podemos encontrar desde canciones cañeras a algo a medio baladas que tratan temas vitales.

Lo único que podemos concluír es que Die Toten Hosen son ya un símbolo del punk, de la izquierda y de la fuerza. Seguiremos gozando de ellos muchos años.

Wir sind die Jungs von der Opel Gang, wir haben alle abgehängt.

Manuel J Maside


Deja un comentario