Especial. La formicofilia en el rock: 6 grupos con nombre de insecto

Busco nombres de filias raras. Encuentro la formicofilia. Resulta que hay gente que siente placer cuando los insectos le caminan encima. Muy loco. Sin embargo, ¿no hay una especie de formicofilia en los nombres de los grupos de rock? ¿No hubo alguna vez una tendencia? ¿O es solo una tan sólo una ilusión tantos grupos con nombre de insecto?

Probablemente, los nombres de insectos se pusieron de moda después de la segunda guerra mundial, en Estados Unidos, con las bandas de Rithm and Blues. Me consta, aunque no he podido recabar suficiente información, que hay abejas, zancudos y algún mosquito en esa movida de Nueva Orleans. Lo cierto es que esta tendencia pasó a los grupos beat de los años 60’s y luego se difuminó en el tiempo.

El resultado de la búsqueda ofrece algunos datos interesantes. Aquí te dejo una lista de las seis grupos de rock con nombre de insecto que más me llamó la atención.

  1. The Spiders (Las Arañas)

Chuck y su hermano Chic Carbo cantaban en el coro de una iglesia en Zion City, Nueva Orleans. Después de la guerra, en la década de los cincuenta, pasaron a formar parte de una banda llamada Zion City Harmonizers. Se trataba de un grupo de música Góspel. En 1953, asistieron a una audición con el famoso director del estudio de Nueva Orleans, Cossimo Matassa. Este hombre fue el que los convenció de tocar Rithms and Blues, así que firmaron con el nombre de «The Spiders».

La banda tuvo su momento, tocaban el ritmo de moda, pero siempre con un toque Góspel que les daba un aura clásica, como «los de antes». Llegaron al número tres con I didn’t wan’t to do it y al ocho con You’re the one en las Listas de R&B. Las arañas también triunfaron en 1956 con su sencillo Witchcraft, alcanzando el número 5 de las Listas. Este último, versionado por Dave Bartholomew y, más tarde, por Elvis Presley.

Este insecto ha calado también en otras bandas de rock. Una de ellas es la banda japonesa que lideró el género Group Sound de los 60’s en Tokio, los The Spiders asiáticos.

Otra banda con fetiche particular por las arañas fue Alice Cooper. En sus inicios, en la secundaria, el nacido como Vincent Damon Furnier (16 años) fundó la agrupación con unos cuantos amigos. Imitaban a los Beatles con disfraces y pelucas, y parodiaban sus temas. Se hacían llamar Las Arañas hasta que terminaron la escuela y se hicieron populares en Los Ángeles.

  1. The Crickets (Los Grillos)

El guitarrista y vocalista Buddy Holly fundó «The Crickets» a mediados de los cincuenta, en Lubbok, Texas. El grupo estaba compuesto por el baterista Jerry Alison, el bajista Joe B. Mauldin y el guitarrista rítmico Niki Sullivan. Su disco «The Chirping Crickets» se lanzó en 1957 y consiguió el número 5 en las Listas del Reino Unido un año más tarde.

La banda se volvió muy popular y es considerada una de las más influyentes de la época. Entre otras cosas, porque sirvió de inspiración a la «invasión británica»: The Beatles, The Rolling Stones, The Bitch Boys… e incluso, influyó en solistas como Bob Dylan. Buddy Holly, con sus características gafas de carey oscuro, marcó una era. Su muerte -en un trágico accidente aéreo justo al inicio de una gira, tras la que tenía pensando unirse a The Crickets para grabar un nuevo álbum- empañó una carrera de éxito.

Holly buscaba un nombre ave para el grupo, pero, por alguna razón, la elección cambió a nombres de insectos. De hecho, estuvieron cerca de llamarse escarabajos, pero al final se decidieron por los grillos.

  1. The Beatles (Los Escarabajos)

John Lennon, Paul McArnnie y George Harrison le pusieron a su banda «The Quarrymen» en alusión al instituto en el que los tres estudiaban. Estaban locos por el estilo skiffle de Lonnie Donegan. Así empezó todo, con música hecha con tablas, cajas e instrumentos baratos. Los tres muchachos no tardaron en dejar aquellos trastos y meterse en el rock and roll. Así, formaron parte de la movida de Liverpool, plagada de bandas circunscritas al estilo beat. Lo cierto es que, con cierta popularidad, el nombre de la agrupación no terminaba de funcionar.

John Lennon y Stuart Sutcliffe, su compañero de piso, se pasaron horas pensando un nombre para la banda. Ambos admiraban al gran Boddy Holly, cuyo grupo (¡oh, sorpresa!) se llamaba «The Crickets». Así que pensaron en varios insectos hasta dar con los escarabajos, que, en inglés, tenía un doble sentido excelente, ya que hacía referencia al bicho y al género de música de la banda, el beat.

Quizás, jugando al despiste, años más tarde, George Harrison dijo que el nombre había salido de una película llamada The Wild One, interpretada por Marlon Brando. Sin embargo, es poco probable, porque la película estuvo vetada en el Reino Unido hasta 1968.

El poeta Royston Ellis, dijo que -aquel día en que Sutcliff y Lennon pensaban en el insecto ideal- entró en la habitación, miró a John y éste le dijo que la banda se llamaría Beetles. Entonces, Ellis le aconsejó que cambiara la «e» por la «a». Y así quedó bautizado como Beatles.

Royston Ellis recuerda que aquel día olvidó el pollo en el horno al entrar en la cocina vio en llamas. Quizás por eso, John Lennon, en unas memorias humorísticas que escribió para el periódico Mersey Beat, contaba que «un hombre salió de un pastel flameante (…) y le dijo: Desde este día ustedes son Beatles con una A».

  1. The Grasshoppers (Los saltamontes)

Estos saltamontes nacieron en 1962, de la mano del cantante y guitarrista Dante Rossi y John Matuska, en Cleveland. Rossi no tardó en dejar la banda a manos de Benjamin Orzechowski, conocido en aquellos años como «11 letras», por su larguísimo apellido. El grupo tenía serias posibilidades de ponerse en las primeras filas.

Abrieron para los Beatch Boys y estaban pegando fuerte en Cleveland. También asistieron a un TV Rock Show llamado Upbeat, que invitaba a bandas de este estilo en la región.

En 1965, grabaron su primer sencillo, Mod Socks, que fue número 11 en Vancouver y 14 en Cleveland. La canción era una clara apuesta por ser tendencia, ya que la moda mod estaba en apogeo en el Reino Unido y entraba con fuerza en los Estados Unidos. «Nadie quería llevar otros calcetines que no fueran unos mods».

Tuvieron un segundo sencillo, en la primavera de 1965, Pink Champaing, menos exitoso, y más tarde la banda se descompuso. Quizás lo más llamativo de «The Grasshoppers» es que fue la agrupación que lanzó la carrera de Benjamín «11 letras» Orzechowski.

Éste, tras la disolución del grupo, se acortó el nombre y se convirtió en Ben Orr, líder de la banda The Cars, con la que tocaría el cielo en los años 70’s, al frente de la moda musical New Wave.

  1. Scorpions (Escorpiones o alacranes)

El joven Rudolf Schenker, con solo diecisiete años, soñaba con triunfar haciendo rock and roll. Era el año 1965, en Hannover, y ninguna banda alemana había cruzado las fronteras del país en ese momento. En sus inicios, con el nombre Nameless (Los sin nombre), Schenker -quien perduraría como líder de la banda, a pesar de los cambios que sufrió la agrupación en los más de cincuenta años de trayectoria- ya tenía claro que su objetivo era llegar a América. Razón por la cual, el famoso productor Konrad Plank, se burlaba de la «ingenuidad» del joven artista.

El cambio de nombre a «The Scorpions» (escorpiones o alacranes), pegaba más con la onda de hard rock y heavy metal de la banda. En 1970, se unió Klaus Meine (voz) y Rudolf encontró al cómplice perfecto para llevar a «Escorpions» (nombre de definitivo) a la fama mundial.

Este grupo es, con toda probabilidad, el de más éxito de Europa Continental. Ha vendido más de cien millones de copias en todo el mundo y ha dejado temas que forman parte de los clásicos del rock. Allí nos encontramos con canciones inolvidables como Rock you like a hurraquine, 1984, y, quizás la balada más celebrada, Wind of Change, 1990, una canción que abanderó a los movimientos pacifistas en el final de la Guerra Fría, y que -hasta hoy- sigue formando parte de los clásicos de siempre.

  1. The Cockroaches (Las Cucarachas)

Esta banda australiana nació en 1979, de la mano de los hermanos Field. Paul (voz principal y guitarra), John (guitarra rítmica) y Anthony (guitarra principal). Los tres estudiaban en un internado en Sydney. Pertenecían a una familia numerosa, pero habían nacido con un año de diferencia respectivamente y estaban muy unidos. La música les llegó desde la infancia, ya que sus padres estaban implicados en una iglesia católica local donde una de las labores era tocar música. Así que las Cucarachas… ¡se engendraron en el coro de una liturgia!

Los otros dos fundadores de la banda son el batería Tony Henry y Josep Hallion al saxofón. El nombre «The Cockroaches» alude a un apelativo que utilizó Keith Richard en los 60’s. Al escucharlos, es inevitable darse cuenta de la gran influencia que produjo sobre ellos la música de los Rolling Stones. Para el melómano e historiador del rock Ian McFarlene, el nombre resultaba indicado, ya que era una banda que empezó tocando R&B.

Lo cierto es que, en la década de los 80’s, fue uno de los grupos «que más trabajó» en el país en lo que fue conocido como el rock de pub australiano.

El nombre del grupo fue también el de su primer álbum: «The Cockroaches». Éste no llegó sino hasta 1987. Y tras un elaborado trabajo de producción a cargo de Charles Fisher, el disco consiguió vender diez mil copias en poco más de una semana. Llegaron al número 7 en el Kent Music Report Albums Chart. Al año siguiente ganaron un disco de platino por sus setenta mil ventas y She’s the one se convirtió en el mayor éxito de la banda.

Se cuenta que su primer concierto fue en la escuela marista en la que estudiaban. Los Hermanos Maristas aceptaron el concierto, ya que la recaudación se donaría a las misiones. También, en esos inicios, ya tocaban en algunos pubs y a veces tenían problemas para entrar, porque algunos eran menores de edad. «Entonces todo era muy rudimentario, pero eran los inicios, lo compensábamos con el espíritu» comenta Daniel Follon, otro de sus miembros itinerantes, recordando a las jóvenes cucarachas.

Enrique Carro


Deja un comentario