fbpx

Curiosidades musicales: Diabulus in musica, el intervalo del diablo

Hoy vamos a hablaros de Diabulus in musica y no, nos referimos a la conocida banda de metal sinfónico española. Con este peculiar nombre se designaba desde la Edad Media y hasta finales del Renacimiento, al tritono. En el ámbito de la teoría musical, el tritono es un intervalo que abarca tres tonos enteros. Puede ser un intervalo de cuarta aumentada o de quinta disminuida. Esta resolución armónica aparentemente inocente esconde una larga historia detrás.

El intervalo marginado

Es posible que, debido a su dificultosa entonación, el tritono tendiera a evitarse en los cantos eclesiásticos de la Edad Media. Asimismo, se consideraba un sonido “siniestro”. El porqué de esta consideración proviene de la tensión que genera dicho intervalo. Como otros muchos acordes atonales o dodecafónicos, “chirría” al oído. No se puede olvidar que este sonido disonante chocaba con los cantos divinos monacales, lo cual solo añade más leña al fuego de su rechazo. El primero en desterrar del “Paraíso” musical al tritono de cuarta aumentada o quinta disminuida fue Guido de Arezzo (991-1050). A este monje benedictino italiano se le considera el padre de la notación musical, de hecho, fue gracias a la configuración del tetragrama y del sistema hexacordal (escala de seis sonidos) por lo que tenemos la escala y el pentagrama actual. En una carta dirigida a su amigo monje Miguel habla de un “canto desconocido” (el tritono) y afirma con respecto a estas innovaciones musicales:

«Como esto nadie lo ha hecho, nadie tampoco debe hacerlo»

Mi vs Fa o Satanás en la música

Si bien Guido de Arezzo se centraba es este intervalo, teóricos posteriores -como Andreas Werckemeister (1645-1706)- sostienen que el choque de intervalos en semitono también recibía el mismo apelativo.

Vale, volvemos un paso atrás. En la escala tal y como la conocemos, las notas se unen unas a otras por espacios de un tono, salvo Mi-Fa y Si-Do, que lo hacen con un semitono. Si queremos conseguir un tono entero entre estas notas, deberemos alterarlas. Es decir, usar bemoles (para bajar medio tono) o sostenidos (para subir medio tono).

Representación de cómo se consigue el intervalo de cuarta aumentada y de quinta disminuida

Estas alteraciones producen, como es de esperar, cambios en el sonido de las notas. Aunque para solucionar el problema del “Diabulus in musica” se optaba por prescindir del Si, pues al ser la Sensible (el séptimo grado si la escala empieza en Do), podía inducir a la quinta disminuida. De ahí que, ante lo “extraño”, el oído se sienta incómodo. Por esta misma razón, en el siglo XVIII, Georg Philipp Telemann llegó a sostener que durante la Edad Media el intervalo de Mi contra Fa era tratado como la viva representación de Satanás en la música. Como no podía ser de otra forma, hasta bien entrado el Renacimiento, todo lo asociado con el diablo era rechazado de plano, tal y como lo que pasó al tritono. Toda esta situación le granjería el apodo de epítome del mal en la música. Se decía que, entre sus efectos, estaba la perturbación en el oyente, así como la invocación del propio Satanás y la liberación de la líbido de los que lo escuchaban.

¿Sigue vivo el diablo en la música?

Pese a su escaso uso durante varios siglos, el tritono “Diabulus in musica” volvió al pentagrama a finales del siglo XVIII de forma tímida y, posteriormente, durante el Romanticismo, ya con un uso normal. Si bien es más que llamativo el hecho de que se evitase tocar o cantar dicho intervalo, apodándole “el diablo en la música”, no hay que entenderlo de manera literal. Los sonidos menos “armónicos” o chocantes al oído han tenido una larga trayectoria en nuestra Historia musical. En la música clásica, compositores como Bach o Wagner han hecho buen uso de este intervalo. Aunque su verdadero boom fue a partir del siglo XX. Tanto en el Blues como en el Jazz es de uso recurrente. Por ejemplo, en el primero, la nota que se añade para forma la escala pentatónica (la blue note) es la b5 (Si). Esta es, en efecto, una de las partes de las que se componía el “diabulus in musica”.

Asimismo, el sonido es, en la época actual, una de las bases favoritas de muchos grupos de Rock y de Heavy Metal. De igual manera, esa cierta incomodidad o tensión que genera ha convertido al “diabulus in música” en un excelente compañero en las películas de terror, miedo y suspense.

¿Te atreves a escuchar al “diabulus in musica”?

Algunas canciones que usan este tritono son: Daze and confused, de Led Zeppelin; Charlie, de los Red Hot Chili Peppers; Cave, de Muse; Harvester of Sorrow, de Metálica; Beautiful people, de Marilyn Manson; Beauty and the Beast, de Nightwish o incluso puedes oírlo en el tema principal de Los Simpsons.

Ángela Ramos González


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *