fbpx

Electrónica: Daft Punk

Cuando creíamos que tras toda la odisea que hemos vivido con la pandemia, con las heladas que paralizaron a medio mundo y con miles y miles de catástrofes más nada podía ir a peor, la ley de Murphy atacó con toda su fuerza el pasado lunes cuando el dúo francés Daft Punk anunció su separación tras 28 años de actividad. El comunicado, tan simbólico como inesperado, dejó de piedra no solamente a sus fans, sino que también provocó una gran conmoción llevándolos a ser trending topic en casi todo el mundo a lo largo del día. Su música, junto a su inequívoca estética, han hecho de este dúo francés el faro de toda una generación de la música electrónica. Hoy les recordaremos… one more time.

Seguramente Thomas Bangalter y Guy-Manuel de Homem-Christo sean dos nombres poco conocidos para el público general, al menos sin sus cascos, pero son ellos y no una placa base lo que esconden sus brillantes yelmos electrónicos. Ambos eran apenas dos adolescentes con inquietudes musicales cuando en 1992 el destino cruzó sus caminos en un instituto parisino donde cursaban la secundaria. Allí, junto a Laurent Brancowitz, amigo de ambos, se iniciaron en el mundo musical formando un grupo de rock con el que empezaron a dar sus primeros conciertos en los bares y salas de fiesta de la capital francesa. No obstante, esta propuesta no fue bien recibida por el público y mucho menos por la crítica, que llegó a definir al grupo como “daft punky trash”, que libremente traducido vendría significando algo como “estúpida basura punky”. Como es natural, tanto la indiferencia de la audiencia como las fieras valoraciones de la crítica especializada provocaron la disolución del grupo, pero no su total desaparición, dado que Thomas y Guy decidieron usar todo esto como escudo y resurgir como el ave Fénix. Moría un sueño de juventud y nacía Daft Punk.

La influencia que la música electrónica estaba ganando en las noches parisinas provocó que los jóvenes decidieran dar un giro de 180º abandonando su faceta más rockera y acercándose a otras formas como el disco y el funk. De esta forma, en 1993 presentaron la maqueta de The New Wave, que a posteriori se convertiría en el célebre Alive. El tema logró impresionar al dúo escocés Slam, quienes los pondrían en contacto con su discográfica para la producción de sus primeros temas.

La fama no tardaría en tocar la puerta de Daft Punk, especialmente tras su álbum de debut, Homework (1997), en el que se incluían los ampliamente aplaudidos temas Da Funk o Around The World, ahora sí, por audiencia y crítica. Sin embargo, ninguno de los dos quiso lidiar con el peso de ser una celebridad y conjuntamente decidieron proteger su identidad tras una máscara como un gesto de lucha contra la cultura pop y la sobreexplotación del “star system”. De este modo, la llegada del nuevo siglo trajo consigo los icónicos cascos con los que los últimos atisbos de humanidad del dúo se robotizaron para el lanzamiento de su segundo trabajo de estudio: Discovery, con el se consolidaron como una de las grandes referencias de la electrónica. Temas inolvidables como One More Time o Harder, Better, Faster, Stronger se subyugaron bajo un sello que no tuvo solo su plasmación en vinilo, sino que también llegó a la gran pantalla con Interstella 5555, un largometraje de animación estrenada en 2003 que supuso la plasmación visual del álbum. 

Tras esto este éxito, la carrera de Daft Punk alcanzó un ritmo vertiginoso. Publicaron en 2005 Human After All y Alive en 2007, siendo este último su segundo disco en vivo. Entre medias el dúo colaboró con artistas de la talla de Kanye West y produjo Daft Punk’s Electroma, su segunda gran obra audiovisual, que fue estrenada ni más ni menos en las salas del prestigioso festival de Cannes. 

En 2010 dieron el salto a Hollywood gracias a Tron: Legacy, secuela de la mítica Tron (1982) a la que Daft Punk puso música, lo que les valió una nominación a mejor banda sonora en los Grammy. Tres años más tarde saldría a la luz Random Access Memories, el que la postre sería el último disco del dúo y seguramente el más completo de su discografía. Electrónica y funk, entre otras muchas corrientes, se dan cita en 74 minutos de puro homenaje a la música donde también toman parte otros compositores como Pharrell Williams, Julian Casablancas o el mismísimo Giorgio Mororder. Desde su lanzamiento, poco o nada supimos de la pareja más allá de sus colaboraciones con The Weekend o el lanzamiento de su documental biográfico Daft Punk Unchained (2015). La única noticia de peso que tuvimos fue la que nadie quería oír, su separación. Atrás quedan casi tres décadas de música, innumerables conciertos y multitud de premios. Hoy toda una generación nos hemos quedado huérfanos, perdimos a Daft Punk, ganamos su leyenda.

Diego D. Andrade



Un comentario en «Electrónica: Daft Punk»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *