fbpx

Rock: Da ya think im sexy? de Rod Stewart

Quizá la gastronomía no sea su fuerte, puede que los hinchas de su fútbol no sean los más educados y es más que probable que tengan algún que otro museo lleno de tesoros de otros países. Pero lo que está muy claro es que el Reino Unido tiene joyas propias. Y si hablamos de música y de ventas, bien puede decirse que a la reina Isabel II no le faltan aspirantes con quien compartir su corona. Podríamos hablar de The Beatles, de Bowie, de Led Zeppelin, de Pink Floyd, de The Rolling Stones o de Queen; pero hoy hablaremos de Rod Stewart y de una de sus canciones más notorias y controvertidas. La icónica Da Ya Think Im Sexy, incluida en su álbum Blondes Have More Fun.

Para quien no tenga en mente de quien hablamos, Rod Stewart ha sido miembro en su andadura musical de grupos como The Jeff Beck Group, Faces, The Dimensions y The Steampacket. Y si con eses antecedentes todavía no tienes claro que se trata de unos de los británicos más influyentes de la música, lo cierto es deberías saber que su carrera en solitario le sitúa en la lista de los músicos que más copias ha vendido en la historia.

A finales de los setenta la música disco era la nueva ola a la que los «viejos» rockeros querían subirse para aupar sus números conscientes del nuevo fenómeno que arrasaba. Ese aire a música disco lo usaron otros grandes de la época como McCartney o The Rolling Stones, evidentemente, todos tenían interés en capitalizar la nueva tendencia. En el caso de Da Ya Think Im Sexy, la prensa criticó el desvío de Stewart de sus raíces, pero lo cierto es que el tema fue número uno en países como Australia, Canada, Portugal, España, Estados Unidos o el mismo Reino Unido.

Tres años después de disolver Faces, en 1978, Rod grabó Da Ya Think im Sexy con su singular voz ayudado por Carmina Appice y Duane Hitchings. Si bien la canción y la letra reflejan la típica historia de encuentro sexual fortuito en el que chico conoce chica, en la misma escritura subyace una astuta e intencional parodia a los Cocaine Lounge Lizards de los días de oro de la fiebre del sábado noche. Si te estás preguntando qué es eso de los Lounge Lizards, te diré, primero, que yo tampoco lo sabía y, segundo, que es un el homólogo del concepto más feminizado de gold digger. Es decir, un hombre engalanado y encantador que circula por los sofás de las discotecas en busca de mujeres a las que sacarles unas perras, sólo que en este caso, además, intercede en la ecuación el ochentero estupefaciente. Todo esto está extraído de una entrevista con Duane Hitchings, la mencionada coautora, de modo que podemos creerlo.

La parte que podríamos llamar controvertida empieza con una canción que Stewart escuchó en un carnaval de Río allá por exactamente 1978. El tema que escuchó era Taj Mahal, del brasileño Jorge Ben Jor.

Como se puede escuchar a penas al minuto y poco, el parecido es más que sospechoso. Stewart reconocería posteriormente haber hecho plagio inconsciente del estribillo en una de sus biografías. No obstante, la historia de inspiración prestada no termina del todo ahí, aunque finalmente Stewart y Ben Jor zanjaran el asunto de forma amistosa. El británico – y aquí quizá podría introducir un cruel chiste acerca de la facilidad de los ingleses para saquear tesoros de otros países- tomo prestado del estadounidense Bobby Womack un riff (una pequeña melodía) de su arreglo de cuerdas en If You Want My Love, Put Something Down On It. Por su parte, Stewart se defendió aludiendo a que no es ilegal coger una pequeña parte de una canción siempre que su melodía principal no sea copiada.

Lo cierto es que Da Ya Think Im Sexy? sigue siendo un fenomenal tema, tanto es así, que ha sido versionada en varias ocasiones y con notable éxito. Los primeros en hacerlo fueron Revolting Cocks en 1993, el toque disco desaparece en favor de un rock mucho más duro casi como si lo hicieran a ex professo a raíz de las críticas que recibió inicialmente la canción.

Los siguientes en atreverse, esta vez contando con el propio Rod Stewart, serían los británicos N-Trance, conocidos por canciones como Set You Free o Electronic Pleasure . La canción, que ya tenía un aura muy bailable, inmersiona directamente en el dance, valiéndole un éxito considerable en varios países entre los que destaca sobre todo Australia.

En último lugar, en 2017, aparece la versión que reharía el británico junto con DNCE, un grupo de rock-dance compuesto, entre otros, por uno de los Jonas Brothers. No obtuvo tanto éxito como la anterior, pero lo cierto es que sí es la más fresca y actual.

Parece que el genio británico ha sabido sacar provecho de la canción incluso aunque los royalities originiales, previsiblemente a raíz de la disputa por plagio, fueron donados a UNICEF. Para esta misma organización Stewart también tocaría la canción en el evento Music for UNICEF en 1979. Y por si fuera poco, además de haber llevado alegría tanto dentro como fuera de las pistas de baile, la creación de Stewart está situada en el puesto 308 de las 500 mejores canciones de todos los tiempos.

Como nota curiosa, antes de convertirse en una superestrella, en su juventud de trotamundos y tras haber pasado un tiempo en Francia de mochilero y músico callejero, el genio británico se animó a visitar España de la misma manera. Dado que por entonces aún estaba bien vigente el franquismo, fue expulsado de España por vago. Sí, como lo oís, fue detenido al amparo de la ley de vagos y maleantes y consiguientemente deportado.

Bastida


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.