Pluma y tintero: Los Museos Malditos de segunda mano

Estimados agentes, yo entiendo que me han pedido ustedes una declaración, pero nunca he sabido ser breve. Si ustedes quieren que les explique qué ha sucedido esta noche en mi museo, no me queda otra que explicar también algunas cosas acerca de mis museos. Verán, resulta poco elegante decirlo, pero siempre he sido rico. Si la riqueza procede de la desvergüenza esa desvergüenza no fue … Continúa leyendo Pluma y tintero: Los Museos Malditos de segunda mano

Pluma y Tintero: Brujas y Monstruos (3ª parte)

¿Qué pasa cuando las minorías silenciosas dejan de ser minorías? Siempre viví en el convencimiento de ser un bicho raro. Alguien poco o nada grato para los legítimos habitantes del planeta. Por ello, llamémosle prudencia o cagalera existencial, me he cuidado muy mucho de que mis rarezas trascendieran al público. Durante un tiempo lo fui consiguiendo a base de aislarme, de vivir lejos del contacto … Continúa leyendo Pluma y Tintero: Brujas y Monstruos (3ª parte)

Pluma y tintero: Brujas y Monstruos

Vamos con la segunda entrega de la historia escrita expresamente para esta revista por Paula Sampayo, que nos sumerge de nuevo en su peculiar mundo de fantasía y misterio. ¡No paséis mucho miedo! Capítulo 2ª Aquel era un mesón de categoría. Un viejo molino restaurado, en medio y mitad de un robledal centenario, de esos que solo encuentras en los cuentos de fantasía o de … Continúa leyendo Pluma y tintero: Brujas y Monstruos

Pluma y tintero: Brujas y Monstruos

Capítulo 1º Reconozco que cuando el viejo Daniel me llamó a las cuatro de la madrugada, con ese tono chillón que se gasta cuando está histérico, yo también me temí lo peor. Ya está, me dije. La tregua se ha roto. Vuelven los malos tiempos y esta vez el mundo sí tiene los medios y la mala leche para hacernos desaparecer del mapa. — Vamos … Continúa leyendo Pluma y tintero: Brujas y Monstruos

Pluma y tintero: El calor amniótico

Para este abril de aguas mil Daniel Cambeiro nos propone un relato cálido. Cálido, pero quizá no muy reconfortante. Que lo disfrutéis. El dinero se lo había dado todo (o al menos, todo lo que se puede comprar) y sin embargo el reflejo en la ventanilla de aquel coche negro no le devolvía una sonrisa, ni brillo en los ojos, ni la piel limpia y … Continúa leyendo Pluma y tintero: El calor amniótico

Pluma y Tintero: … y si sonríe es feliz, ¿no?

Hay cosas muy raras en el mundo, cosas que nunca llegaré a entender. Quizá sea por su sencillez. Quizá porque el mundo aún no está preparado para entenderlas. Si soy un loco más en un mundo de locos, entonces, ¿soy diferente? ¿Qué es lo que hace diferentes a las personas? Es raro. Todo es muy raro. Cuanto más sé, más confundido me encuentro; por eso … Continúa leyendo Pluma y Tintero: … y si sonríe es feliz, ¿no?

Pluma y Tintero: Aún si

Era otoño, inevitablemente el calor nocturno se había ido junto con ella. Me imagino su cuerpo desnudo cubierto por las gotas del rocío, temblando y esperando a que me la lleve conmigo. Entonces recorro su piel mojada con mis manos, apartando cada una de las gotas que resbalan por su cuello, queriendo acercarme más y dormirme pegada al lóbulo izquierdo de su oreja. Me pregunto … Continúa leyendo Pluma y Tintero: Aún si

Pluma y Tintero: Perder la cabeza

Son las ocho y cinco de la tarde, el sol da en los bancos de la estación con una intensidad que hace que me duela terriblemente la cabeza. Ha sido un día duro, y lo único que quiero es poder llegar a casa y meterme en la cama, mi cama. Dos parejas de jubilados y unos cuantos “guiris” me acompañan en la espera, cada uno … Continúa leyendo Pluma y Tintero: Perder la cabeza

Pluma y Tintero: “Uno, dos,…tres.”

– ¡Qué nerviosa estoy! No creo que pueda dormir en toda la noche. ¿Vendrán muy tarde? Estoy con mi hermano en mi habitación. Tengo cinco años y mi hermano tiene ya nueve. Esa noche no la quiero pasar sola. Papá me apagaba la luz y eso me da miedo. – Cómo no te duermas, los Reyes Magos no vendrán y mandarán a los camellos para … Continúa leyendo Pluma y Tintero: “Uno, dos,…tres.”