Rock & Metal: Top Extremoduro

“¿Heavy, rock duro, rock blando, trash metal, o lo que sea? Para eso ya están los críticos, que son muy listos, para poner nombre a todo” —decía el Robe en una de sus primeras entrevistas, allá a finales de los años ochenta. Pues bien, vamos a ir de listos y etiquetar un poco a Extremoduro, este grupo español de rock fundado por Roberto Iniesta en Plasencia en 1987. Puede generar dudas donde encasillar a esta histórica banda: rock transgresivo, rock duro, rock agresivo, rock sucio…. Pero donde nadie tendrá dudas es en admitir que esta banda ha supuesto un antes y un después dentro del rock a nivel estatal. Sin duda, el Robe, fue el primer rockero capaz de unir en una misma melodía el rock callejero con la poesía, y todo esto de un modo singular y natural. Nadie ha desnudado tantas emociones como lo ha hecho este vocalista de voz atípica, tan solo armado de una guitarra y unas letras nihilistas tan incomprensibles como accesibles. El fundador, vocalista, y guitarrista extremeño Iniesta, ha sido el único miembro estable a lo largo de la historia de la banda. Aunque, Iñaki Antón “Uoho”, productor, guitarrista e ingeniero del grupo vasco “Platero y tú” y el hombre responsable de pulir las composiciones y el estilo de Robe, inició su colaboración en 1993 hasta convertirse en el miembro más activo junto al propio líder. Completan el grupo Miguel Colino, al bajo, y José Ignacio Cantera a la batería. Todos a una, han sido capaces de recrear estilos tan diferentes como: funk metal, flamenco rock, Pop, Metal, en una extensa discografía repleta de bombazos musicales.

El primer concierto tuvo lugar en 1989, al participar en un concurso de bandas nuevas dónde quedaron terceros. Su segunda vez, sería en una discoteca de Alcobendas dónde sólo asistieron 30 personas. Después de esto, Robe, haciendo gala de su carácter pionero, consiguió el dinero por medio de un crowdfunding casero para grabar su primera maqueta. A partir de ahí, 14 álbumes más entre discos originales, directos y recopilatorios, lograron que todo el país terminara por conocer y reconocer a esta banda extremeña de origen y final humilde.

Pero, ¿Qué es lo que ha hecho de Extremoduro una banda legendaria? ¿Puede que haya influido, más que ningún otro elemento, la irreverente figura de su líder en este éxito? En sus seguidores están todas las claves a las respuestas, pero en mi opinión, la imagen de insobornable e indomable del icónico vocalista de la banda y sus potentes letras han sido el secreto. Letras explícitas, que tratan temas terrenales y marginales como: el amor puro, el sexo, la marginalidad, la delincuencia, el mundo de la droga o las protestas contra el orden y el desacato. Todo, en contraste con fuertes alusiones poéticas como las de Neruda, Machado o Cervantes. A continuación, analizaremos algunos de los temas más relevantes de su historia, a través de este recopilatorio, con las que a mi parecer son sus mejores canciones, divididas en cuatro grandes bloques:

Amor/ Sexo/ Desamor:

Extremoduro comprendió desde su mismo origen que se puede, y se debe, utilizar la narrativa musical como medio para expresar los sentimientos, así como para aliviar el despecho o el desamor. Así, nos ofrecen su particular visión del amor en sus canciones (no pocas veces íntimamente ligado al sexo) amor puro, el amor como mero deseo sexual, el rechazo del ser amado o la frustración del amante que no tiene más remedio que engancharse a su piel como una droga para evadirse de la realidad.

1. “Relación Convencional” (1992).

Para empezar a conocer a Extremoduro igual que empiezan a conocerse dos amantes, posicionaré en primer lugar una de las joyas más desconocidas de la banda. Canción incluida en el tercer disco, llamado “Deltoya”. Los contactos con Carlos “El sucio”, antiguo batería de Extremoduro, permitieron a la banda grabar el disco con las colaboraciones de Salvador Domínguez o Ariel Rot. En esta canción de rock básico el encanto se esconde en la equilibrada combinación de la sencillez de su ritmo base con la complejidad de una letra donde encontramos a dos personas que se conocen muy poco. A él le encantaría conocerla más, pero el miedo no le permite ir más allá. La montaña es ese miedo y su casa está allí; en ese miedo. Se imagina como sería si no estuviese esa montaña, pero se sentiría perdido…

2. “La Vereda de la Puerta de Atrás” (2002).

En 2002 se graba “Yo, Minoria Absoluta”, un álbum muy potente dónde se aprecia un regreso a los orígenes. En esta ocasión, los solos de guitarra en los inicios de los temas le confieren a cada canción un estilo reconocible e inconfundible: el característico sello “Extremoduro”. Esta canción versa sobre las reflexiones vitales, sobre todo vinculadas al amor. Se interroga sobre el camino a seguir, la confianza en tener a alguien que ilumine tu vida. El porqué la vida es subir cada día un nuevo escalón, la eterna espera al amor que finalmente ilumine tu vida; la cruda espera de los corazones condenados.

3.“So Payaso” (1996).

Incluida en el álbum “Agila”, el disco que terminó por auparles a los altares de la música con mayúsculas. Este tema fue de vital importancia para la ascensión del grupo. Se incorporan instrumentos de viento y piano jazzero a un sonido mucho más cuidado que en anteriores discos. Este tema nos habla de lo mal que se siente cuando se está enamorado y no se es correspondido por completo. Cuando estás dispuesto a ser un “perro fiel”, un “esclavo sin rechistar”, te tiemblan los pies y no paras de meter la pata hasta llamarte a ti mismo “So payaso”. Ella vive el momento y él quiere la eternidad. Una de las mejores canciones de Extremoduro, aunque muy criticada por su parroquia de toda la vida debido a su popularidad y aparición en listas comerciales. El solo de guitarra a mitad de la canción valdría por si solo una mención aparte.

4. “Amor castuo” (1996)

Tras grabar en 1989 “Rock transgresivo”, dónde aparecía esta canción originalmente, en 1994, siendo un grupo ya más asentado, reeditan sus primeros álbumes con mejores medios y con el salto de calidad que la producción de “Uoho” les aporta. En esta canción se trata la relación amor-sexo de un modo animal. En ella se deforma la palabra “Casto”, como se va deformando el amor en los versos y se convierte en puro sexo.

5. “Bribliblibli”(1993)

Esta canción parece escrita desde el rincón más oscuro del corazón de Robe. Incluida en el disco “¿Dónde están mis amigos?”, este sencillo nos muestra el desamor en estado puro mientras sus melodías se van alterando levemente en cada estribillo. Su dolor. Ese dolor que impide dormir y que solo encuentra su analgesia en los recuerdos de lo que un día fue. Este tema nace del abandono para dar forma a una canción de fondo alegre, cuya raíz es el desencanto más descarnado. Su ritmo de puro frenesí nos conduce hacia un lugar donde la cordura del letrista de Plasencia queda totalmente descartada.

6. A fuego (2002)

Sacada del disco Yo minoría absoluta. El Robe, con el corazón en carne viva, acude a la llamada del sol a mendigar los besos que le han sido negados. Se trata de un tema alegre de estribillo fácil y pegadizo. Un éxito total de ese reinventado estilo de Extremoduro donde ningún detalle era descuidado ni pasado por alto. A nivel musical, la introducción es algo más lenta, para luego ir progresando en intensidad agregando varios instrumentos de viento, metal y algunos coros en ciertas estrofas.

Marginalidad/ Delincuencia

Otros de los temas tratados por esta banda principalmente en sus orígenes. Robo, tráfico de drogas y actividades terroristas como único medio de sobrevivir en una sociedad hostil. La no posible reinserción social ha sido desde el inicio una de las obsesiones de Robe.

7. “Pepe Botika (¿Dónde están mis amigos?)”(1993)

Este sencillo es el más representativo a la hora de tratar estos temas. “¿Dónde están mis amigos?” es el cuarto álbum de estudio de la banda. Fernando Madina, voz del grupo Reincidentes, colaboró en el disco y vivió una semana con Robe en Madrid. “Robe es un tipo diferente. Siempre estuvo convencido de su talento. Siempre fue más poeta que músico” dijo en una entrevista tras la experiencia. Cuando compuso esta canción, Robe estaba en plena ebullición creativa y a tan solo un paso de convertirse en un semidiós de la música contemporánea española. En ella nos habla de sobornos e injusticias. También toca la crudeza de un sistema social descompensado y de sus vicios, todo ello haciendo un tour penitenciario de lo más completo.

Droga

Para el desamor y la compresión la banda encuentra un alivio en la droga (Alcohol, hachís, marihuana, heroína…). Según ellos, estas drogas los salvarán del dolor. Y se agarrarán a ellas “hasta morir”, como bien reza una de sus canciones.

8. “Deltoya”(1992)

Este tema toma su nombre del disco homónimo. Se trata de una contracción de la expresión inconformista “Del todo ya”. Robe declaró que así es como se llama a cuando vuelcas todo lo que queda en la papela de la vida, los restos de todo, y te los metes sin importar el luego. Esta canción es uno de los himnos de Extremoduro. Para Robe y los suyos un lugar sin droga puede llegar a ser tan asfixiante como una carretera sin final o una habitación sin ventanas. En lo relativo a lo musical, comienza con un pespunte sordo de guitarras y mientras va mostrando la desesperación, la potencia va in crescendo hasta llegar a un potente derroche de fuerza y energía melódica.

9. “Jesucristo García” (1989)

Sin duda alguna, la canción más representativa para tratar el tema de la droga. Ya presente en la maqueta “Rock Transgresivo”, posee cierta carga autobiográfica. En ella vemos como el sufrimiento del “yonqui” es comparado con “la Pasión de Cristo”, algo que ya veíamos en “Deltoya”, pero ahora con analogías cristianas. Es un tema político, social y religioso en el que se contextualiza a Jesucristo en un tiempo presente. Destacan los arreones electrónicos y la guitarra con acordes arpegianos, tan característico del rock sucio y lento de estos comienzos de la banda.

Protestas/ Desacato

No podrían pasar inadvertidas las canciones cuyo mensaje es el de un modo de pensar y actuar propio. Sin aceptar patrones impuestos de ningún “bando”.

10. “Ama, ama y ensancha el alma” (1992)

Para mí el auténtico himno de Extremoduro. Incluida en el álbum de estudio “Deltoya”, Robe la compuso a partir de un poema de Manolo Chinato. Es una exaltación de lo que es de verdad lo importante: el amor, la libertad, salir del camino alquitranado y no vender tu alma por alcanzar el éxito. Se atacan las bases de la sociedad capitalista, el prestigio social y las apariencias. Todo ello con mensaje pacifista donde la frase “hay que volar libre, al sol y al viento, repartiendo el amor que llevas dentro” retumbará eternamente en todos los fans de la banda.

En cuanto al Desacato, destaca la deformación irreverente de los textos sagrados para adaptarlos a sus propósitos temáticos y establecer analogías o cambiar el curso de la historia.

11. “Extremaydura” (1989)

Presente en la maqueta “Rock Transgresivo”. Alusiones continuas a pasajes bíblicos, del Antiguo testamento y de los Evangelios, al igual que en la de “Jesucristo García” nos ofrecen una particular visión del Génesis, según la cual, en el octavo día Dios hizo Extremadura. Esto muestra un conocimiento de los textos sagrados por parte del Robe, lo que nos hace percibir sus altísimas inquietudes. Etiquetada por expertos como la primera canción de rock rural con repercusión real, fue su primera tarjeta de vista, donde Roberto Iniesta nos decía sin complejos: aquí estamos. Y, a pesar de ser extremeños, y por lo tanto disponer de menos oportunidades que el resto, hemos venido a quedarnos en este circo llamado música. En la primera parte podemos encontrar un sonido folclórico donde las panderetas y los tambores van dejando paso a una segunda parte de tono lento de guitarra distorsionada.

Para terminar, añado un bonus track como banda sonora de varias generaciones. Todo un clásico que no necesita introducción alguna:

12. “Salir”

Despedida

Ahora Extremoduro se despide. De manera coherente, tal y como solo lo pueden hacer los grandes. Como ejemplo de su coherente retirada, Robe contaba que, tras recibir la medalla de Extremadura, ya sólo bebió agua y regresó a casa temprano porque ya no le gusta dormir fuera de casa, ni sólo.

En nombre de una generación que creció con tu música alocada e irreverente, maduró con tu música más melódica y poética y echó raíces con tu etapa más “innata”, quiero darte las gracias. Hasta siempre genio.

Andoni La Red

3 comentarios en “Rock & Metal: Top Extremoduro

  • el abril 12, 2020 a las 6:50 am
    Permalink

    De los mejores artículos sobre Extremoduro

    Respuesta
  • el abril 12, 2020 a las 8:30 am
    Permalink

    👌👌 Añadiría Mí espíritu imperecedero

    Respuesta

Deja un comentario