La serie: House

Si hablamos de personajes cascarrabias y poco amigables pero carismáticos como ninguno, es posible que nos vengan muchos a la mente. Pero si reducimos la lista a médicos, la cosa cambia, y seguramente solo tengamos un nombre en mente: efectivamente, nos referimos a Gregory House, protagonista de su propia serie y base para una amplia hornada de personajes sobrados en conocimientos, soberbia y con poca paciencia con los demás.

Estrenada en 2004 en la cadena Fox y finalizada en 2012, fue creada por David Shore y protagonizada por Hugh Laurie, quien debe su proyección internacional y éxito a esta ficción médica. En ella, este ácido y crítico doctor se encarga de resolver casos médicos extraños y curiosos junto con su equipo, enfrentándose por el camino a la dirección del hospital y a los propios pacientes.

La serie fue un éxito de crítica y tuvo un gran número de seguidores en todo el mundo, así como numerosos premios entre los que se cuentan Globos de Oro y Emmys. Es normal que tras ocho temporadas y tanto premio se escondan algunas interesantes curiosidades:

  • La serie fue concebida como una suerte de novela policíaca donde los médicos actuaban como detectives buscando al culpable, la enfermedad, a través de las pistas (síntomas).

  • Al principio, Fox pretendía que la serie fuese sobre un equipo de médicos que trabajaban juntos para “diagnosticar lo indiagnosticable”. Shore insistió mucho en que la serie necesitaba un personaje central interesante, alguien que explorase las características personales de los pacientes y diagnosticara sus dolencias a través de sus mentiras y secretos. No hace falta decir quién fue ese personaje.

  • La concepción del personaje de House surgió de una vivencia personal de Shore. Se imaginó lo que los médicos debían opinar de él tras salir de una habitación en un hospital escuela, burlándose de la ignorancia del propio Shore, y pensó en lo interesante que sería un médico que no esperase a que los pacientes salieran de la habitación.

  • Sin embargo, no es el primer médico deslenguado y desvergonzado que vemos en la ficción: en el año 1998 Ted Danson conquistó nuestros corazones y se llevó nuestras carcajadas con su carismático Becker.

  • La idea de la discapacidad siempre estuvo presente. Shore apostó por una silla de ruedas, pero la cadena lo rechazó y optaron por hacerle caminar con un bastón.

  • No es ningún secreto el paralelismo del doctor House con el conocido detective ficticio Sherlock Holmes: el paralelismo House-Holmes se ve en numerosos capítulos y referencias, incluyendo el acompañante (doctor Wilson-doctor Watson), la adicción a una sustancia (vicodina-cocaína), la afición musical mediante el violín-piano/guitarra, o que ambos vivan en el apartamento 221B. Además, se hace referencia a personajes extraídos del universo de Holmes.

  • Curiosamente, el personaje de Sherlock Holmes está inspirado en un médico: el doctor Joseph Bell. El doctor House recibiría uno de sus libros como regalo de parte de una admiradora que se enamoró de él, Irene Adler, sumando una referencia más al paralelismo con la obra de Conan Doyle.

  • Durante las audiciones para interpretar a este huraño médico, Hugh Laurie se encontraba en Namibia rodando El vuelo del Fénix. Tuvo que grabar su audición en el baño de su hotel, el único lugar con suficiente luz, y utilizó una sombrilla a modo de bastón. Laurie quedó muy apenado por esta audición, mientras que Shore quedó sumamente impresionado.

  • Tras ver su audición, Shore quedó asombrado porque estaban buscando “un verdadero americano”. Hasta que no empezaron a grabar no supieron que Laurie es británico.

  • Sin embargo, Hugh Laurie también tuvo su equivocación respecto a la audición, y es que no pensaba que su personaje iba a ser el protagonista de la serie: cuando leyó el primer guión creyó que el doctor House era un secundario y que el verdadero protagonista era el doctor Wilson.

  • Laurie reconoció sentirse culpable con el papel. Concretamente, el cobrar más por fingir ser médico que su padre siendo médico de verdad. Y es que comenzó cobrando 50.000 dólares por capítulo hasta llegar a la friolera de 700.000 dólares por episodio.

  • La serie utiliza la técnica walk-and-talk, consistente en insertar una escena en movimiento para así crear una sensación de urgencia y premura. No es la primera producción que utiliza esta técnica, ni siquiera la primera serie médica que lo hacía: St. Elsewhere y ER (Urgencias) ya lo habían hecho. Sin embargo, la gran altura de Hugh Laurie (1,89m) le daba gran impacto a estas escenas al convertirle en el elemento central de las mismas.

  • Durante los rodajes, se consultó a numerosos médicos y especialistas que incluso pasaron a formar parte de la producción a modo de consultores, en aras de un el mayor parecido con la realidad.

  • El Departamento de Diagnósticos que dirige House fue creado expresamente para él, tanto en la ficción (como indica la directora del hospital, la doctora Lisa Cuddie) como en la realidad, ideado por los productores.

  • Durante la grabación de la tercera temporada Hugh Laurie fue diagnosticado con depresión a raíz de pasar tanto tiempo separado de su familia debido a los rodajes de la serie. Al final, su familia se mudó desde Reino Unido a Estados Unidos para estar con él.

  • El aspecto del doctor House fue idea del propio actor, quien pensó incluso en que utilizase zapatillas deportivas. También su afición a las motos, siendo Laurie un gran fanático de las mismas.

  • También fue idea del actor que el doctor House utilizase mal el bastón: en lugar de usarlo con la mano opuesta a la pierna mala, la lleva al revés, en referencia al carácter rompedor y transgresor del personaje.

  • Curiosamente, esta ficticia cojera acabó siendo real: tras años de fingir una lesión, el actor empezó a tener problemas físicos.

  • Durante la segunda temporada podemos ver un guiño muy curioso: cuando Wilson va a vivir con House puede verse, entre los programas y películas grabadas en el disco duro de su televisión, “Black-Adder II”, donde aparece ni más ni menos que el propio Laurie.

  • En la ficción, los doctores Chase y Cameron acaban casándose. Esto casi ocurre también en la realidad: Jesse Spencer y Jennifer Morrison salieron juntos y llegaron a comprometerse, pero al final cortaron su relación antes de la boda.

  • Al acabar la séptima temporada expiraron los contratos de Robert Sean Leonard (Wilson), Omar Epps (Foreman) y Lisa Edelstein (Lisa Cuddie). Para la renovación de los mismos, se les solicitó una reducción en sus ingresos por capítulo, aceptaron Leonard y Epps pero no por Edelstein. Este es el motivo por el cual Lisa Cuddie no aparece durante la octava temporada.

  • Y, hablando de desapariciones de personajes, podemos hablar de la gran incógnita que nunca logró resolver Gregory House: el suicidio del doctor Lawrence Kutner durante la quinta temporada. Esto atormentó al personaje mucho tiempo, pero el motivo del mismo fue muy sencillo: el actor que lo encarnaba, Kal Penn, había sido fichado por Obama como Director Asociado del departamento de comunicación de la Casa Blanca.

  • Como mencionábamos anteriormente, el doctor House es un hábil músico capaz de tocar el piano y la guitarra. En este sentido, Hugh Laurie supera a su personaje, pues además de los citados instrumentos toca también la armónica, el saxofón y la batería, habiendo publicado varios discos de blues y formando parte del grupo Band from TV. También ha publicado una novela de suspense y comedia. ¿Hay algo que este actor no sepa hacer?

Dejando muchas anécdotas y curiosidades en el tintero, House es una recomendable serie para poder disfrutar de forma relajada, sin esperar tramas que se compliquen y alarguen en exceso como otras ficciones de su época.

En el momento de publicar estas líneas, House puede disfrutarse dentro del catálogo español de Prime Video y Sky. Es un buen momento para verla si no lo has hecho y entender una máxima que el doctor siempre repite: “todo el mundo miente”. Menos nosotros cuando te decimos que tienes que ver la serie: no te va a defraudar.

Eduardo Miguel


Deja un comentario