Cine clásico: Centauros del desierto

Título:    The Searchers(EEUU) / Centauros del Desierto(ESPAÑA)

Año:            1956

País:            EEUU

Duración:        119min

Presupuesto:        3,75M$

Director:        John Ford

Guion:         Frank S. Nuget (en base a obra de The Searchers de Alan Le May)

Dir.Foto:        Winston C. Hoch 

Música:        Max Steiner / Stan Jones

Productora:        Whitney Pictures

Reparto:        John Wayne, Vera Miles, Natalie Wood, Jeffrey Hunter, Ward Bond

Breve análisis

Centauros del desierto (nombre original: The Searchers) es considerada una de las grandes  Obras Maestras del Cine. En un primer visionado puede parecer una calificación exagerada. Un espectador de poca trayectoria no sería capaz de explicar la verdadera trascendencia de este filme rodado en 1956 por John Ford.  Admito que a mí también me ha costado muchos visionados y dolores de cabeza. La aparente superficialidad de este Western Clásico es una máscara que esconde un mensaje mucho más profundo: la búsqueda de la felicidad.

Centauros del Desierto
Laurie, sobrina de Ethan, se esconde de los comanches con su muñeca

Aportando una dosis de humor negro, podría decirse que el argumento del Centauros del desierto es similar al conflicto que estamos sufriendo en España con la independencia de Cataluña. Una disputa comparable a la que enfrentaba a indios y vaqueros por la tierra prometida (viejo Oeste). Diréis que soy un exagerado. Puede que lo sea pero tengo mis razones y puedo explicarlas. Voy a ello:

Ethan Edwards, un hombre de pasado atormentado, regresa al hogar tras combatir en la Guerra de Secesión. Eternamente enamorado de la mujer de su hermano (que también le corresponde), reacciona de forma vengativa al asesinato de su familia por parte de indios comanches. La búsqueda de la joven Laurie (sobrina secuestrada), será su redención.

La profundidad psicológica de Ethan (John Wayne) demuestra el metódico trabajo de Ford a la hora de construir al personaje. Esto no va de un vaquero que vuelve a casa por Navidad. No va de tiros. No va de indios. Ni siquiera va de amores imposibles. Va mucho más allá. Va de lo pequeños que somos en un mundo inmenso. Va de nuestros prejuicios. De nuestros miedos. Del odio que genera nuestro pasado. El temor a ser felices. La búsqueda de nuestro destino. Un destino incierto que nunca acaba. Ethan sigue vagando eternamente por el desierto mientras la puerta que un día se abrió para recibirlo ahora se cierra. Nunca será feliz. Y deberá de vivir con la conciencia de aquellos que sí que lo son. 

“Cicatriz”, indio comanche, líder de la tribu

Centauros del desierto es un retrato crudo y poético de una gran realidad de nuestro tiempo. La soledad del que busca un destino cuando lo tiene delante de las narices.  

Indios y vaqueros comparten un mismo espacio. Nómadas y sedentarios tratando de encontrar su lugar, de la misma forma que Ethan y su antagonista, “Cicatriz”, intentan encontrar el suyo. El desierto (Monument Valley) es el reflejo de su personalidad. Todos son seres bellos y solitarios que están casi secos por dentro y cargados de venganza. Solo un hilo fino de agua (río) los separa a través de sus dos orillas. Y es ese agua es la única capaz de purificarlos y redimirlos de sus pecados. 

Ojalá que alguno de los que leáis este análisis vea la similitud entre indios-vaqueros y españoles-catalanes. Eso querrá decir que aún hay esperanzas, porque todos, como Ethan y “Cicatriz”, somos dueños de nuestro destino.

NOTAS Y PUNTOS INTERESANTES

  • The Searchers es una película basada en la novela homónima de Alan Le May y que a su vez se basó en hechos reales (secuestro y rescate de una niña por una tribu india).

  • Muchos directores americanos (Scorsese, Spielberg, Coppola) consideran The Searchers como una de las películas más importantes de la historia del Cine, destacando su influencia en varias de sus obras (Star Wars, Taxi Driver, Encuentros en la 3ª Fase).

  • The Searchers es un  Western Crepuscular.

  • Clint Eastwood le hará un claro homenaje en la maravillosa Sin Perdón(1992), quizás la última gran película clásica del género.

  • Monument Valley(paisaje americano) como espacio infinito y a su vez claustrofóbico para los personajes. Los espacios naturales como pieza protagonista de la historia.

  • Hay errores de raccord evidentes que remarcan el carácter de obra imperfecta y que a la vez la convierten en obra maestra.

  • Muchos críticos la tacharon de película racista. Sin querer entrar en polémicas, creo que el racismo es algo inherente al ser humano. Aquí también conectamos con el conflicto catalán. ¿Acaso no hay ciertas dosis de racismo entre “españoles” y “catalanes independentistas”? Recordemos la animadversión que tiene Ethan con aquellos “blancos” de raíces indias(su sobrino) o criados por los comanches(su sobrina). Veo un cierto paralelismo con nuestra sociedad actual. Somos un poco “Ethan”, odiando al distinto aunque en el fondo sabemos que somos todos iguales. Es al final de la película, en la conversación que mantienen Ethan y “Cicatriz”, donde se justifica de forma fugaz de donde viene el odio de los Indios a los colonos. Personalmente creo en la bondad prenatal del ser humano. Todos nacemos alienados del pasado de nuestro entorno. Solo al crecer, influenciados, para bien o para mal, por los que más queremos, comenzamos un trayecto vital de búsqueda de identidad propia. Es ahí donde comienza el problema. Cuando hemos crecido lo suficiente para sentirnos seres superiores, o sea, maduros,  todo se rompe y buscamos las diferencias. Las distancias físicas se hacen psíquicas, y lo que se originó de la misma raíz se convierte en semilla de rencor. El odio de Ethan, es nuestro odio. La única diferencia es que el suyo es superficial, lo exterioriza directamente; mientras que el nuestro es latente, permanece anclado en lo políticamente correcto y acaba estallando igual que estalla la cabeza de Travis en Taxi Driver(1976, Martin Scorsese).

  • El momento en el que Laurie se esconde tras las lápidas y es descubierta por “Cicatriz” me recuerda a varias escenas de películas clásicas. La primera es la persecución de los hermanos Harper por parte del reverendo Harry Powell(Robert Mitchum) en La Noche del Cazador(1955, Charles Laughton). La segunda, es una escena icónica de mi película favorita, El Espíritu de la Colmena(1973, Víctor Erice), en la que Ana(protagonista) se encuentra con Frankenstein al lado del lago. El contacto del monstruo(indio/reverendo/muerto viviente) con la mirada inocente de un niño.

  • ¿Alguien se ha fijado en el color de las pinturas del comanche “Cicatriz”? ¿Bandera española y senyera? ¿Coincidencia o casualidad?

  • Uso del humor negro y el sarcasmo. En algunos puntos la película coge trazas de comedia negra. Ford bascula entre dos géneros(drama y comedia) como un funambulista mantiene el equilibrio mientras camina sobre el cable.

  • Eterno retorno/regreso. La película comienza y acaba de la misma forma. Estructura circular. Como si de una tragedia griega se tratase, el antihéroe(Ethan) regresa al mundo ordinario(familia) para recibir otra vez la llamada a la aventura(búsqueda Laurie). Condenado a vagar por la Tierra Prometida durante 5 largos años, regresará a su mundo ordinario después de superar todos los obstáculos. Su regreso triunfante no servirá de nada. El Mundo ha cambiado, pero su penitencia sigue intacta. Ethan se da la vuelta y camina hacia un horizonte desconocido. Mientras tanto, la puerta del Mundo al que siempre quiso volver se cierra y lo abandona a su suerte.

Fin

5 comentarios en “Cine clásico: Centauros del desierto

  • el octubre 25, 2019 a las 5:55 am
    Permalink

    Me parece lícito la comparación que hace el autor del artículo (vaqueros-españolistas, indios-catalanes), pero, primero, estoy harto de este tema (ya lo soporto cada día en la televisión, prensa, en la calle), ¿no es mejor hablar de cine cine donde me refugio de los problemas? Y segundo, el tema del film es tan universal que por esto es una obra maestra. Se habla de que hay fallos de raccord, por curiosidad, ¿cuáles son? Por ejemplo, otro inmenso western, El gran combate, se ve en el cielo de Monument Valley la estela de un avión. Y por último, en el artículo no habla de… NO LEER SPOILER SI NO HABÉIS VISTO… la escena final y culminante cuando Wayne-tío encuentra a Wood-sobrina. En un primer momento la reacción de él es matarla porque se ha convertido en una de ellos, pero he aquí la grandeza del film que Wayne la coje en brazos en acto superlativo de amor. Pero, aparte de estos comentarios, el artículo es muy bueno, felicidades por el autor.

    Respuesta
    • el octubre 28, 2019 a las 12:09 pm
      Permalink

      Hola Lluís, en primer lugar, quiero darte las gracias por tu comentario. Soy el autor del artículo y me encanta ver que suscita algún tipo de reacción, ya sea positiva o negativa. Para responder algunas de las cuestiones que me planteas te comento:

      – Comparación vaqueros-indios vs españolistas-catalanes. Tengo que admitir que estoy totalmente de acuerdo contigo. Es un rollo un poco manido y aburre a todo el mundo. La principal razón por la que hice la comparativa fue al recordar la imagen de «Cicatriz» y su pintura de guerra que mezclaba el rojo y el amarillo. Me vino a la mente el conflicto y decidí tirar por ahí. Aún así sé que está pillado con pinzas porque el tema del que trata la peli es mucho más universal.

      – Fallos de raccord. Existen pequeños errores de continuidad en ciertas secuencias. No son muy graves pero creo que son bastante evidentes. No puedo ponerte ejemplos claros sin volver a ver la peli pero al visionarla varias veces me he dado cuenta de errores en las miradas de los personajes entre los planos generales y los cortos. Yo lo denomino como raccord de miradas. También a veces falla el eje de los planos o por lo menos a mí me despista al saltar de un plano a otro. Esto hace desubicar al espectador. No sé si podría definir fallo de raccord pero está claro que los golpes y peleas son bastante «falsas» y poco creíbles. De todos modos, no seré yo el que critique al mejor director de la historia y su forma de realizar su mejor película. Sería muy soberbio y poco realista.

      – SPOILER. 100% de acuerdo contigo. Soy un crítico aficionado y aunque no es excusa admito mi error. En mi próxima crítica lo tendré en cuenta para no repetirlo.

      Te agradezco tu sinceridad y me ha alegrado mucho tu crítica. Te animo a que sigas leyéndome y me des tu opinión. Un abrazo!!

      Respuesta
      • el octubre 28, 2019 a las 2:03 pm
        Permalink

        Hugo, gracias por las aclaraciones de raccord. Ahora, en décima vez que la vea será divertido buscarlos. Te seguiré leyendo que es un placer.

        Respuesta
  • el octubre 28, 2019 a las 11:47 am
    Permalink

    Estoy de acuerdo en que es una película grandísima por todo lo que representa. Ese Monument Valley símbolo del Oeste americano, la eterna lucha hombre blanco contra indio tantas veces reflejada en los westerns, el personaje atormentado por su pasado, la búsqueda de redención. Es mi película favorita. El plano final contiene más cine que toda la filmografía de Garci, Almodovar y Amenabar juntos. Una oda al oeste inconmensurable. Los secundarios siempre magníficos Totalmente recomendable.

    Respuesta
    • el octubre 28, 2019 a las 2:07 pm
      Permalink

      Julián, es verdad lo del plano final e inicial: primero la puerta se abre y vemos el retorno del héroe abatido, luego, la marcha otra vez abatido y sin futuro, y se cierra la puerta. De lo mejor que se ha hecho en cine.

      Respuesta

Deja un comentario