Punk: Boikot

Hace diez o doce años, en cualquier bar de la geografía gallega dedicado al punk, había jóvenes y no tan jóvenes bailando pogos como locos, brincando, haciéndole la puñeta al poder, cantando a voz en grito las canciones de Boikot.

Boikot es en el estado español uno de los símbolos del punk, quizá el mayor junto a La Polla Records y Evaristo Páramos. Las letras revolucionarias de este grupo, que trataron todos los temas espinosos, que apoyaron a todas las causas que necesitaban defensa, junto con el ritmo de su música -que corría por las venas de todos nosotros- hicieron a este grupo, a BOIKOT, con letras mayúsculas, la banda de mucha gente. Y es raro ver a alguien al que le guste el punk, muy raro verlo, que no haya visto varias veces a este grupo en concierto.

Boikot es el espíritu del punk. Muchos me diréis: “¿acaso no lo son mucho más los Sex Pistols, por ejemplo?” Pues bien, en casi todos los bares de punk a los que he acudido en mi vida han puesto a Boikot muchas más veces que a otros grupos míticos. Y quizá sí, el pureta tiene grupos fetiches que le molan mucho más y sí, los hay que tachan a Boikot de mainstream. Pero decidme, ¿Qué hay de malo en levantar los puños de una masa enfervorecida a favor de las muchas causas que necesitan nuestro apoyo?

El espíritu del punk no es sólo moverse, beber birra y escupir. El cariz político que con los años ha tomado el punk es algo bueno. El pureta dirá que no, que el punk debe ser apolítico, pero fijémonos (ya aparecieron antes en esta sección) en los Clash en el año 1977 cantándoles a todo tipo de revoluciones. El punk puede hacernos mover y puede hacernos pensar, eso es algo maravilloso. Y Boikot, llegando a mucha juventud, como la de mi generación o posteriores y anteriores, logra que mucha gente se movilice y quiera luchar por sus ideales.

boikot los ojos de la calle

La banda comienza en Madrid en el 87 y en unos años se forma un grupo fijo compuesto por Juankar Cabano al bajo y la voz, Alberto Pla y Kosta Vázquez con las guitarras y también la voz y Juan “Grass” a la batería. Sacan su primer disco “Los ojos de la calle” en el 90, al que le seguirán exitosos trabajos entre los que destacan, por ejemplo, la trilogía de “La Ruta del Che”, grabada durante una gira por Latinoamérica. A día de hoy su último disco es el directo del 2014 “Boikotea!!!”, aunque han sacado en los últimos meses, y esto es importante en la historia del grupo, varios singles con la colaboración de músicos de otras bandas como “Hablarán las calles”, que cuenta con la participación de La Raíz, Aspencat, Los Chikos del Maíz y ZOO.

Boikot, a pesar de llevar tantos años en la brecha, sigue siendo una banda de primer orden con una legión de seguidores que han bailado con ellos pogos y skas, que lo han pasado muy bien en sus conciertos pero que también se movilizaron cuando las causas sociales lo han necesitado.

Y esto, y perdón por ser pesado, es el espíritu del punk, que se ha forjado a lo largo de la historia del estilo, que ha hecho que más que un estilo sea una forma de vida. Boikot es eso, y espero que sigan muchos años más tocando y denunciando.

Todos lo esperamos.

Manuel J. Maside


Deja un comentario