Indie: Doom Days, de Bastille

Desde su creación en 2010, Bastille se ha convertido en un grupo de referencia dentro del género indie, pasando del indie rock al synthpop y cosechando éxitos a cada paso. En 2014, un año después del lanzamiento de su primer álbum “Bad blood”, fueron nominados a cuatro Britt Awards. También han sido nominados a los Billboard Music Awards, los World Music Awards, y los Grammy Awards y sus ventas ascienden a 9 millones de discos en todo el mundo. En 2016 lanzaron su segundo álbum de estudio, Wild World, que fue producido por Mark Crew. Y en 2019 vio la luz su último álbum por el momento: Doom Days.

Doom Days, publicado el 14 de junio de 2019, es un álbum conceptual que tiene como objetivo narrar una noche de fiesta. Este evento empieza de noche con Quarter past midnight y termina a la mañana siguiente, de resaca, en el suelo de un baño, con Joy. Aunque en esta canción también se muestra un rayo de esperanza al recibir la llamada de una persona especial.

No obstante, la fiesta no es el único tema que trata el grupo británico en su tercer álbum. El cambio climático, la adicción a las redes sociales, la necesidad de escapar, los bulos y las noticias falsas y las sectas son algunos de los temas que también podemos encontrar en las canciones de este disco.

Para la composición musical de este trabajo, Bastille se acerca más hacia el género pop, mezclando emotivos crescendos con sonidos breakbeat que nos recuerdan a la década de los noventa, coros de góspel, R&B y garage británico.

En este artículo nos centraremos en la canción homónima Doom Days, mediante la cual Bastille elabora una crítica hacia la sociedad actual y las redes sociales sirviéndose de diversas referencias culturales y literarias como El retrato de Dorian Grey (But how’d y’all look so perfect? / You must have some portraits in the attic) o Alicia en el país de las maravillas (I’m gonna move this tale on /We’re gonna rabbit hole down). En esta canción Dan Smith (vocalista, escritor y líder indiscutible de Bastille) encarna a un personaje que se niega a afrontar el mundo tal y como es y prefiere escapar.

El inicio de la canción es un pequeño clip de audio del vocalista cantando Think about is you /All I think about is you al revés. Este verso es parte del estribillo y uno de los más repetidos a lo largo de la canción. A continuación, en la primera estrofa, nos encontramos con una curiosa frase: there must be something in the kool – aid. Pero, ¿Qué es el Kool-Aid? Kool-Aid es una marca estadounidense conocida por comercializar una bebida en polvo de sabor a fresa. Esta bebida se hizo famosa en Estados Unidos en la década de los treinta y su fama resurgió en 1978, al ser usada por Jim Jones (líder de la secta Templo del Pueblo) para llevar a cabo un homicidio masivo, mezclando cianuro con esta bebida y ocasionando 913 muertes. Después de este suceso, se acuñó la frase drinking the Kool – Aid, que se usa para referirse a alguien que tiene fe ciega en una idea o persona y que puede llegar a tomar decisiones peligrosas por su fuerte fe o porque se le ofrecen unas posibles altas recompensas. Normalmente esta expresión tiene una connotación negativa. Si pensamos en esta frase en el contexto de la canción y del resto del disco podemos adivinar que nuestro Kool – Aid son las redes sociales y el cianuro con el que nos intoxicamos es la propia toxicidad que desprenden algunos portales de internet.

Si seguimos avanzando en la letra nos encontramos la palabra horrorshow (Think I’m addicted to my phone / My scrolling horrorshow). Este término fue inventado por Anthony Burgess, quien creó una jerga llamada nadsat para la película La naranja mecánica, proviene del ruso khorosho y significa genial. En La naranja mecánica, Burgess presenta a un joven al que el estado le arrebata su capacidad de hacer el mal y de llevar a cabo acciones moralmente incorrectas. Sobre esto, Burgess escribía: «El ser humano está dotado de libre albedrío, y puede elegir entre el bien y el mal. Si sólo puede actuar bien o sólo puede actuar mal, no será más que una naranja mecánica, lo que quiere decir que en apariencia será un hermoso organismo con color y zumo, pero de hecho no será más que un juguete mecánico al que Dios o el Diablo (o el Todopoderoso Estado, ya que está sustituyéndolos a los dos) le darán cuerda. Es tan inhumano ser totalmente bueno como totalmente malvado. Lo importante es la elección moral».

¿Serán las redes sociales lo que nos da cuerda?

Xiana Rei


Deja un comentario