Cine de culto: Gremlins (1984)

¡Saludos! Se acerca la época navideña – o más bien estamos completamente sumergidos en ella- así que este mes os traigo otro gran clásico del cine de estas fiestas. Si el año pasado revisábamos la película navideña por excelencia, La Jungla de Cristal (1988), este año toca ni más ni menos que Gremlins (1984).

Del director Joe Dante (conocido también por Piraña, Aullidos o El Chip Prodigioso), con Chris Columbus al guion y los legendarios Steven Spielberg y Kathleen Kennedy como productores ejecutivos, la película fue un gran éxito comercial. Fue la cuarta cinta más taquillera de su año, y su popularidad propició toda una corriente de películas con pequeños y traviesos bichos asesinos. Entre ellas, las sagas de Critters, Ghoulies, o Leprechaun, y cintas solitarias como Munchies (1987), Troll (1986), Hobgoblins (1988) o Evil Toons (1992). Eso nos da una idea de lo que supuso esta película para su época, pues muy pocos filmes son capaces de generar una moda así. Incluso el juguete Furby, popular en la década de los noventa, toma inspiración de los mogwai de esta película. Ganó 5 premios Saturn y fue nominada a otros 4.

Aunque, eso sí, fue bastante criticada por las escenas de violencia que contenía, y que sus detractores mantenían que no eran adecuadas para niños, ya que la cinta tenía calificación PG. Se dice que esta película e Indiana Jones y el Templo Maldito (1984) fueron las que inspiraron la creación de la calificación PG-13, ya que eran demasiado violentas para ser para todos los públicos, pero no lo suficiente para ser consideradas para mayores de 18. Aún así, el guion era bastante más violento, y con el objetivo de hacerla más familiar, se eliminaron las escenas más crudas, como los gremlins matando al perro o cortando la cabeza de la madre y lanzándola por las escaleras, o una escena en la que atacaban un McDonald’s y se comían a la gente en vez de a las hamburguesas.

En la película se nos muestra a Randall Peltzer (Hoyt Axton), un inventor de dudoso éxito que viaja al barrio de Chinatown de Nuevo York buscando un regalo de Navidad para su hijo Billy (Zach Galligan). En una pequeña tienda encuentra un extraño animal, un mogwai, que intenta comprar, pero el dueño (Keye Luke) se niega, ya que es peligroso. Sin embargo, el nieto del vendedor acaba vendiéndoselo ya que la tienda no marcha como debería. Antes de despedirse, le advierte de que debe seguir unas estrictas normas, que son: no exponer a luces brillantes o al sol a la criatura, jamás mojarlo y tampoco alimentarlo pasada la medianoche.

Ya en su hogar, su hijo recibe el regalo y pronto se encariña con el inteligente mogwai, a quien llaman Gizmo. Pero un día uno de los amigos de Billy, Pete (Corey Feldman) derrama por accidente agua sobre el ser, lo que causa que éste se multiplique, naciendo otros cinco mogwais de su cuerpo. Llevan al mogwai con el profesor de ciencias del instituto, que derrama una sola gota sobre Gizmo y de ella sale otro mogwai más, que se queda el profesor para investigarlo. Ya de vuelta en casa Billy descubre que a diferencia de Gizmo, estas jóvenes criaturas son perversas y agresivas, y uno de ellos, el líder, Stripe, estropea el reloj, causando así que el chico los alimente después de medianoche, excepto Gizmo, que se niega. Después de comer, los mogwais malvados cambian de forma, convirtiéndose en capullos, como si de insectos se tratase. Al día siguiente por la tarde los capullos empiezan a romperse, saliendo de ellos gremlins, con un aspecto reptiliano. El mogwai del profesor ha sufrido un proceso parecido, así que éste llama a Billy para contárselo. Cuando el chico llega al laboratorio, ya es tarde: el profesor ha muerto asesinado por la criatura, que después consigue escapar.

En la casa Peltzer la madre de Billy, mientras tanto, se encuentra con los gremlins torturando a Gizmo. Se defiende con lo que tiene a mano y consigue matar a tres, siendo Billy el que mata a un cuarto, aunque el último, Stripe, consigue escapar. En su huida se lanza al agua de una psicina y empieza a multiplicarse, creando un ejército de gremlins malvados. Billy, que había seguido al gremlin con Gizmo, huye ahora, viéndose superado en número. Intenta avisar a la policía, pero le toman por loco hasta que la gente empieza a llamar quejándose de accidentes e incendios causados por las criaturas. Los gremlins se han dispersado por la ciudad y se han puesto a causar destrozos, incluso atacando y matando a gente.

Billy y Gizmo consiguen rescatar a la novia del primero de un bar tomado por los gremlins, Kate Beringer (Phoebe Cates), y juntos siguen a los monstruos hasta un cine, donde se están reuniendo para ver Blancanieves y los Siete Enanitos. Los muchachos y Gizmo se cuelan en la zona de mantenimiento del edificio, y consiguen hacer explotar las calderas, matando así a todos los gremlins… excepto a Stripe, que había salido a por comida. Kate lo ve a través de una ventana del supermercado y los tres van a por él, decididos a no dejarle escapar.

Dentro del supermercado, Stripe va a por ellos con lo que encuentra por la tienda, hasta que encuentra una motosierra con la que ataca a Billy, que sólo tiene un bate para defenderse. Kate encuentra una sala de control y empieza a tocar botones, encendiendo unas luces que distraen a Stripe y permitiendo escapar a Billy.

Más tarde se vuelven a encontrar, pero Stripe ha encontrado el pasillo de las armas… y una fuente con agua a la que se dirige. Billy intenta impedirlo pero Stripe le dispara, aunque falla. Y cuando el gremlin está a punto de meterse en el agua, Gizmo, que había explorado por su cuenta y se movía en un coche de juguete, vuela con él por los aires y golpea una persiana, que se enrolla y deja pasar la luz, y la luz del sol da de lleno en Stripe, matándolo.

Ya en casa, la familia Peltzer está viendo las noticias de los destrozos de los gremlins, cuando llega el dependiente de la tienda de Chinatown a recuperar al mogwai. Está muy disgustado por lo que ha pasado, pero le dice a Billy que quizá un día estará preparado para cuidar del pequeño ser.

Aunque casi se la puede considerar serie B por su historia y sus temas, la implicación de esos pesos pesados de Hollywood en la película (Spielberg, Kennedy o Columbus) la hace sofisticada, inteligente y para nada cutre en efectos y caracterización. El guion, que hace gala de un humor negrísimo (¡muere gente!) está a un nivel muy superior a estas producciones, e incluso me atrevería a decir que muy pocos están a la altura de algo así. Un reparto actoral correcto redondea la cinta, pero si en algo destaca esta producción es en la manufactura de los mogwai y gremlins, marionetas perfectas que hacen pensar que las criaturas que vemos en la película son reales, sobre todo tratándose de una época en la que no había efectos digitales como los conocemos hoy en día (no hay más que ver lo mal que han envejecido, por ejemplo, los efectos de Cazafantasmas, del mismo año).

En resumen, una película muy divertida, fantástica e inteligente y un éxito comercial, muy recomendada para ver, sobre todo en estas fechas para recuperar un poco de frescura, con tanta producción pastelosa navideña que inunda nuestra televisión.

¡Y ahora, algunos datos interesantes!

  • El set que recrea Kingston Falls, el pueblo de la película, es el mismo que usaron en Regreso al Futuro para recrear la ciudad de Hill Valley. El cine que es destruido en Gremlins es el mismo en el que Marty McFly se choca en su película.
  • Aunque pueda parecer que los gremlins pertenecen a alguna mitología antigua, en realidad son una leyenda bastante nueva, ya que surgió para explicar los fallos, inexplicables, de los motores de los aviones de la Royal Air Force a principios del siglo XX. El término lo acuñó el famoso autor galés Roald Dahl.
  • Mogwai, en cantonés y mandarín, significa demonio o monstruo.
  • La escena en la que Stripe ataca con una motosierra no estaba en el guion, pero fue añadida por Joe Dante y Zach Galligan como homenaje a la película La Matanza de Texas (1974).
  • Al principio no iba a haber ningún gremlin bueno y Gizmo y Stripe eran el mismo personaje, pero Steven Spielberg se empeñó en que tenía que haber uno benevolente para que la audiencia pudiera identificarse con él.
  • No hay efectos especiales generados por ordenador en la película, todos los gremlins son animatrónicos. Cada una de las marionetas costaban entre 30 y 40 mil doláres. Al abandonar el set de rodaje, todos los trabajadores debían abrir los maleteros de sus coches para que nadie robara uno de ellos.
  • La marioneta de Gizmo estaba tan bien hecha que en la escena en la que Billy abre la caja por primera vez, el actor pensó que era una criatura viva y de verdad. El gruñido del perro es una reacción real del animal.
  • Fue estrenada el mismo día que Cazafantasmas (1984).
  • Steven Spielberg consideró a Tim Burton para dirigir esta película por sus cortos, pero lo descartó ya que no había dirigido ningún largometraje hasta aquel momento.
  • En el cine se pueden ver los títulos de dos películas, “A Boy’s Life” y “Watch the skies”, que son referencias a los títulos “E.T. El Extraterrestre” y “Encuentros en la Tercera Fase”, ambas de Steven Spielberg. También hay un póster de “En los límites de la realidad” (1983), que contiene segmentos dirigidos por Joe Dante y Steven Spielberg.
  • Al director Joe Dante le gusta más la segunda parte, “Gremlins 2: La nueva generación” (1990). De hecho, después del estreno de “Gremlins”, decía que aún no entendía porqué la película había sido un éxito.
  • A causa de la buena relación que forjaron Chris Columbus y Steven Spielberg, este último produjo los dos siguientes guiones de Columbus, “Los Goonies (1985) y “El Secreto de la Pirámide” (1985).
  • Esta película es la primera aparición del logo de Amblin Entertainment.
  • Las dos espadas que cuelgan de la pared de la casa Peltzer son las mismas armas con las que tiene lugar la lucha entre Buffy y Angel en el final de la temporada 2 de la serie Buffy Cazavampiros.
  • Cuatro personajes humanos mueren en la película.
  • Al final de los títulos de crédito, y una vez terminada la música, se pueden oír las risas de unos gremlins.

¡Nos vemos, y recordad seguir las instrucciones de uso de criaturas extrañas!

Davidrago


Deja un comentario